Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 29 de Septiembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Autoevolución » Interpretación de sueños » Interpretación de sueños: El cristo interior
Autoevolución

Artículos Interpretación de sueños Método Autoevolución
<<-- volver [ imprimir ]

Interpretación de sueños: El cristo interior
Interpretación de sueños: El cristo interior
Autor: Beatriz F. del Castillo
Area: Autoevolución » Interpretación de sueños

Queridos lectores, el sueño que reproduzco en este número es especialmente interesante por su carácter marcadamente iniciático. Pertenece de una mujer de unos 45 años que experimenta un despertar espiritual.

Iniciación a través de los sueños

" Estoy en un sitio montañoso y me persigue mucha gente con antorchas, estoy en un tumulto importante. Hay un hombre a mi lado que está ahí para ayudarme. Vemos una fila de personas vestidas con túnicas que están haciendo cola para inscribirse para algo, y el hombre que me ayuda me dice que me esconda bajo los faldones de las túnicas y siga el movimiento de la fila mientras él vigila que no ocurra nada. Los de la fila no saben que yo estoy debajo de ellos, pero el monje o sacerdote que los está inscribiendo si lo sabe. Cuando llego a la mesa de inscripción aparece una niña que pregunta qué es aquello, y el sacerdote le explica que es la Pascua, ¿no ves las antorchas y los laureles? le dice. Para entonces descubro con asombro que yo soy Cristo y me digo a mi misma ¡Toma ya!.

Salgo de la fila y estoy al aire libre alrededor de una mesa dónde hay varias personas y entre ellas dos de mis compañeros de trabajo en la vida real, Eduardo, un compañero muy querido y Pilar, la supervisora, una mujer seria y eficiente. Pilar le pregunta a Eduardo que tal fue todo, refiriéndose a mi, y él le contó todo, le dijo quien era yo en realidad y la misión que tenía que realizar, y Pilar lo tomó como algo normal. De repente Eduardo es en realidad Juan el amigo de jesús, Juan mi amigo.

De ahí me veo en una casa en el huerto de los olivos, está Jesucristo y resulta que es igual que yo, somos lo mismo, soy su doble exacto, sólo que a él se le veían todas las marcas de los clavos. Se dirige a mi y me dice con alivio - "Por fin has llegado, te estaba esperando para celebrar la fiesta"-. Yo Sentí durante todo el sueño una mezcla de todos los sentimientos que asaltaron a Jesús entonces, miedo, emoción, alegría, amor. Al final me quedó un sentimiento de tranquilidad, paz y un amor por todo y por todos y me desperté llorando de felicidad".

La figura y vida de Jesús nos enseñó en su día qué proceso seguiría el despertar de nuestro Cristo interior, en su camino a reunirse con el padre. Toda su vida ejemplifica las pruebas y las virtudes que deberá ejercitar el alma para su reunión definitiva con Dios. En todos nosotros habita ese Cristo, y su despertar marca el inicio del camino de la vuelta a casa. Muchas ordenes ocultistas reproducían ritos simbólicos a modo de iniciación , pero en este caso, como en muchos en el momento actual, no es en el plano físico y a través de ritos practicados en órdenes ocultistas dónde se inicia al alma en el camino sino en los planos espirituales y a través del sueño. Es la hora en que deberemos aprender a conectar directamente con nuestro maestro interior directamente y que sea ÉL el que dirija nuestros pasos.

Al principio del sueño está en un lugar montañoso, de elevación espiritual, dónde hay mucha gente con antorchas, que hace referencia a la luz del camino personal de cada uno (pues la antorcha se utiliza al caminar) y espiritual pues el fuego es el elemento del espíritu. Muchos hacen la cola para inscribirse (pues muchos son los llamados, aunque pocos los elegidos), y llevan debajo de sus faldones al Cristo (pues todos lo llevamos oculto en el Interior).

La niña es una parte de ella que no es todavía muy consciente de su proceso, y el sacerdote la que si lo sabe le explica. La referencia directa a la Pascua, que nos habla de la necesidad de sacrificar nuestra parte animal en favor de la divina, nos habla de Resurrección.

Para realizar este trabajo en el sueño aparecen dos compañeros en su trabajo actual que simbolizan dos modelos que la ayudan en su trabajo espiritual , Eduardo (que curiosamente significa "el guardián de la riqueza") y Pilar su supervisora (Que es una advocación aragonesa de la virgen María) . Hay dos tradiciones en el cristianismo, la exotérica cuyo máximo responsable es Pedro, y la esotérica reservada a los iniciados que encuentran en Juan su guía. El guardián de su riqueza interior (Eduardo) se convierte en la figura de Juan, el bienamado de Jesús, que guarda en su evangelio las claves de la iniciación esotérica (que quiere decir oculta a la mayoría), y además la figura de la virgen María como supervisora de su proceso que le garantiza llegará a buen puerto, pues es seria y eficiente.

El encuentro con Jesucristo revela por fin quien es ella en realidad, quienes somos todos, pues en cada uno de nosotros mora el Cristo, arquetipo de salvación del alma común a todos. Si le tomamos como ejemplo, si encarnamos todas sus virtudes, es seguro que llegaremos al padre. Es su doble porque, ya está escrito, estamos hechos a imagen del creador, la semejanza, es decir, el ser como él, será a través del Cristo interior. Es la clave para entender que la creación aún no ha terminado, está en proceso de perfección, y nosotros somos los instrumentos de Dios para finalizar su trabajo en la materia (Su reino en la tierra). El servicio a la humanidad es pues el valor más importante entre los que como la soñante pasan a formar parte de los elegidos. Todos están llamados a seguir la obra del creador , pero pocos son los que finalmente asumen el compromiso necesario. Ahí está la clave para experimentar la vida espiritual, el asumir completamente el compromiso de sacrificar lo que haga falta para experimentar nuestra parte divina. El sacrificio se refiere a saber discernir y elegir en todo momento lo que beneficiará al alma y no al ego.

En el cielo hacen una fiesta cada vez que un hijo pródigo logra por fin volver al padre, pues es motivo de alegría y regocijo estar de nuevo "en casa".

Este es un sueño que quedará marcado de forma imborrable para la soñante. Le servirá de acicate en el trabajo de purificación que sigue a la iniciación, y en el aprendizaje en el dominio del ego que le permitirá convertirlo en fiel sirviente del alma para manifestar sus virtudes con libertad. Ahora viene el trabajo de limpiar su mental y astral inferior a través de un trabajo concienzudo sobre cada modelo, arquetipo y patrón de comportamiento que le vaya apareciendo en su vida de diario y en los sueños. Habrá momentos de pruebas y de "desiertos" en los que no sentirá ni de lejos todo lo que en este momento está experimentando, pero en los momentos difíciles, este sueño le recordará dónde llegará y lo que experimentará si persevera con tesón y fé. En el camino, acompañado permanentemente de su alma ya no se sentirá sola, y sentirá guiada mágicamente hacia su nueva familia, no la de la sangre sino la del espíritu. Los reconocerá por su falta de miedo, la coherencia en todos los planos de su vida, su disposición al servicio a los demás, no están dominados por la gravedad del ego sino por la ligereza y alegría del espíritu, realizan su misión sin el sufrimiento característico vivir bajo la influencia del ego y su motor ya no es tan sólo la fé sino la certeza de la experiencia personal de sentirse hijos de Dios y no hijos del hombre.

Beatriz F. del Castillo
Autora de  La clave está en tus sueños



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Curso recomendado
Interpretación de sueños
Interpretación de sueños
por Beatriz F. del Castillo
Sitio Recomendado
Autoevolucion.com
Autoevolucion.com
Autoevolucion.com
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal