Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 25 de Octubre, 2014
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Autoevolución » Interpretación de sueños » Interpretación de sueños: Los bebés
Autoevolución

Artículos Interpretación de sueños Método Autoevolución
<<-- volver [ imprimir ]

Interpretación de sueños: Los bebés
Interpretación de sueños: Los bebés
Autor: Beatriz F. del Castillo
Area: Autoevolución » Interpretación de sueños

Estimados soñadores: Éste sueño de una lectora me da la oportunidad de abordar un tema al que no recuerdo haberme referido con anterioridad con profundidad, y que me apasiona especialmente, los niños. Esta carta la envió una mujer de unos cuarenta años.

“Agradezco la posibilidad que se me ofrece de interpretar un sueño que se me repite con relativa frecuencia. Consiste en que en diferentes situaciones, que cuando despierto no recuerdo muy bien, hay niños pequeños, bebés (pueden ir desde 1 ó 2 meses a 7 u 8 meses). Son muy blanquitos de piel, y visten ropa muy clara o blanca y , aunque no recuerde bien el contexto ellos están bien, sanos y saludables; algunas veces sonríen, otras juegan, Suelen estar cogidos por personas (no recuerdo si en alguna ocasión por mi misma) y me transmiten la sensación de “algo bueno”. Durante varios años se repitió más a menudo, ahora es más distanciado en el tiempo,, pasan varios meses entre uno y otro, pero siempre me llamó la atención al despertar, y más que el sueño en si, era la presencia de los niños la que me resulta reconfortante. No sé si eran niños o niña , incluso quise asociarlo con ángeles, pero sencillamente creo que son bebés. Siempre he pensado que era una buena señal o al menos me daban tranquilidad.”

Yo también agradezco la posibilidad de tratar el tema de los bebés, por alguna razón , han sido varias las personas que me han preguntado sobre este tema. Curiosamente, y dado que lo mío son las señales, aparco el artículo que ya había escrito para este mes, y me zambullo en escribir éste otro que me motiva extraordinariamente.

Los bebés representan nuevas energías psíquicas que nacen en la vida del soñador. Igual que los de carne y hueso, toda creación ha tenido un momento en el que ha habido una unión de lo masculino y lo femenino. Para profundizar en el tema, lo masculino creador es la idea, que se forma en el plano mental. Como primera distinción, todas la tradiciones religiosas coinciden en resaltar el comienzo de la creación desde una mente universal que concibió la idea primigenia, que luego se proyectó formando el universo y creando la materia, lo femenino. Para que realmente haya creación, esa idea inicial necesita adquirir vibración que va desde la más sutil en los planos elevados de conciencia como el causal, hasta la más burdas que conforman el plano físico. La energía mental (masculino) se une a la imagen que conforma el molde (femenino) y que le da la vibración emocional que precipita la manifestación en el plano físico. Como ejemplo muy básico, si alguien nos dice la palabra “limón” no nos causa efecto alguno, en cambio si además de decirla visualizamos como le damos un lametón a un limón recién cortado, lo más probable que nuestra boca comience a salibar. Las sensaciones, las emociones son la gasolina de la capacidad creativa que poseemos, y por ello es imprescindible el alimentar sueños positivos de lo que queremos vivir en esta vida, crear imágenes a las que podamos alimentar.

Y esta introducción es básica para entender el simbolismo de los bebés, pues lo que nace en la soñante necesita ser alimentado, cuidado, y vigilado de cerca para que llegue a la madurez y que pueda ser autosuficiente por si mismo. Igual que los bebés necesitan ser alimentados cada tres horas, las nuevas ideas que queremos que se hagan fuertes en nuestra psique necesitan del mismo trato para llegar a crecer y producir fruto en el futuro. Todo el mundo sabe que cuando se pone un negocio, cuando se comienza una relación, o una nueva vida, los primeros tiempos siempre son muy exigentes en tiempo y dedicación y ello es necesario para que , en un espacio relativo en el tiempo, lo creado adquiere una inercia constructiva. 

A las fuerzas creativas del individuo siempre se le oponen las destructivas, los “no puedos”, los “no me lo merezco”, los “no soy capaz”, los “mejor mañana,, hoy prefiero ver la tele”, los “y para qué”, los “y que dirá la vecina” , los “y si me equivoco”, ¿les suena de algo?. Son las pruebas a las que tendrán que enfrentarse para su integración.

La repetición del sueño, y como no especifica que esos niños crecen, sino que siempre tienen meses de edad, sugiere que la soñante deberá alimentar con regularidad las energías que nacen en ella para evitar que permanezcan siempre en el estado de bebés. A un nivel más básico, los bebés representan nuevas ideas o proyectos si son niños, relaciones o emociones nuevas si son niñas. Al estar vestidos con ropas blancas, lo que encarnan esos bebés son pensamientos (niños) o sentimientos (niñas) puros y elevados de la soñante, probablemente espirituales. 

A nivel espiritual el simbolismo es mucho más profundo. Las personas interesadas en el camino de evolución, pero que no llegan a establecer un verdadero compromiso consigo mismos en este sentido, suelen tener reiterativamente estos sueños. Comienzan con el trabajo interno, andan un cierto trecho, pero luego sucumben ante las primeras resistencias que les presenta el camino. Muchas veces lo que falta es la decisión firme, el poner un verdadero objetivo espiritual, una meta, e ir a por ella. La vida material es la que suele oponer resistencias.

El primer nacimiento es el del agua, el que nace del útero de la madre a la vida material, el segundo el que nace del fuego a la vida espiritual. Todo ser humano que aterriza en este planeta tiene como meta, tanto si es conciente de ello como si no, nacer una segunda vez a la vida espiritual. En la tradición cristiana, está simbolizado por el nacimiento de Jesús, el Cristo o modelo perfecto de nosotros mismos que todos llevamos dentro en semilla, y que necesita ser alumbrado tras gestarse a través del modelo femenino de María. Es decir, si alimentamos en nosotros esos sentimientos de amor al padre que nos creó, con confianza, entrega y pureza como lo hizo Ella , es cuestión de tiempo que la versión perfecta de nosotros mismos (El Cristo) nazca y se haga parte de nuestras vidas en forma de pensamientos, sentimientos y acciones que serán análogos a los que Él encarnó en Jesús. Esto no es un proceso instantáneo, sino que lleva tiempo y dedicación; lo primero no nos falta, pues tenemos la eternidad, lo segundo sólo puede nacer del deseo profundo y de la decisión de “criarlo” en nosotros hasta que madure y se haga fuerte y poderoso , lo mismo que necesitan los bebés para hacerse hombres. 

Y ya que se acerca el tiempo de Navidad, aprovecho el indicar a los lectores que los Sagrados Misterios encierran muchas pistas e indicaciones de lo que habremos de procurar encarnar, si deseamos vivir una vida espiritual plena. Y esa vida ya no es necesario que la vivamos sufriendo, nuestra andadura material debe ser gozosa y alegre y confiada. 


Beatriz F. del Castillo
Autora de  La clave está en tus sueños


 



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a Nuestro Boletín
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Sitio Recomendado
Autoevolucion.com
Autoevolucion.com
Autoevolucion.com
Curso recomendado
Interpretación de sueños
Interpretación de sueños
por Beatriz F. del Castillo
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal