Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 1 de Octubre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Infancia » Infancia » La comida basura aumenta la violencia social. Azúcar amargo
Infancia

Crianza Infancia Escuela Agenda Libros Interesantes Enlaces
<<-- volver [ imprimir ]

La comida basura aumenta la violencia social. Azúcar amargo
La comida basura aumenta la violencia social.  Azúcar amargo
Autor: Pat Thomas
Areas: Nutrición » Artículos
Infancia » Infancia

En un reciente estudio nutricional, al adoptar una dieta pobre en azúcar, se dio una reducción del 44% en los comportamientos antisociales entre más de mil delincuentes menores de edad. ¿Por qué entonces el gobierno británico sigue ignorando lo que damos de comer a nuestros hijos y se vanagloria de gastar 2.500 libras esterlinas para el control de cada ASBO (“anti-social behaviour order”)? El problema puede extrapolarse a cualquier zona del planeta donde hoy impera la comida basura.

En octubre de 2003, el gobierno británico llevó a cabo en Inglaterra y el País de Gales la última ofensiva en el marco de su guerra contra de la delincuencia, la “Together Campaign” (Campaña Juntos). Se buscaba plantarle cara a la delincuencia en las pequeñas poblaciones. El manifiesto de la campaña hizo hincapié en la “gran amplitud” de entidades participativas para conseguir la paz: contratos de “comportamiento aceptable” (ABC’s); castigo por comportamientos antisociales (ASBO’s); trabajo conjunto con las familias; requerimientos judiciales; retirada de vehículos; mediación social; alternativas culturales; trabajos de prevención; programas de protección de los testigos…

Al igual que todas las guerras, la batalla en contra de la delincuencia se acompaña de una retórica moralista agresiva. Se busca solucionar los delitos una vez cometidos, y no el prevenirlos. Tales métodos de aplicación, como los muy mediatizados ASBO’s, son armas interesantes porque representan acciones perceptibles, por lo menos a corto plazo. Pero consideremos lo que está ocurriendo a largo plazo…


Las estadísticas del ministerio

Según las estadísticas del Ministerio del Interior británico, más del 60% de los jóvenes varones con conductas asociales son condenados por otro delito en los dos años que siguen al fin de su sentencia anterior. De igual manera, tres cuartas partes de la población de jóvenes varones ladrones reinciden de nuevo en un plazo de dos años. El 90% de los delincuentes que siguen tratamientos contra las adicciones a estupefacientes persisten en cometer actos de delincuencia. Se confiere a la ASBO ser un método eficaz para impedir que los delincuentes triviales, y particularmente los menores de edad, lleguen a cometer actos más graves. En algunos casos, esto puede valer. Sin embargo, según la National Association for the Care and Resettlement of Offenders (NACRO por sus siglas en inglés), una asociación que trabaja para reducir la violencia social, son pocas las investigaciones disponibles con respecto a su eficacia, y no existen pruebas independientes de que verazmente funcione Las cifras publicadas en junio de 2005 demuestran que el 40% de los menores de edad habían incumplido con una ASBO, y que el 46% de estos jóvenes terminaron bajo custodia por tales incumplimientos.

Mientras el gobierno británico sigue dibujando las líneas de aplicación de las ASBO’s, los sondeos sugieren que la mayoría de nosotros quisiéramos entender lo que está originariamente causando el comportamiento agresivo y la delincuencia de los muchachos. Por ejemplo, un informe de 2005 encargado por la asociación para políticas sociales Joseph Rowntree Foundation, en nombre del Institute for Criminal Policy Research (ICPR por sus siglas en inglés), revela que sólo el 20% de la población piensa que sería mejor endurecerse frente a los delincuentes, mientras cerca del 66% cree que la prevención es el mejor método para afrontar el alboroto y el vandalismo.


Hallazgos radicales

Los trabajos de Bernard Gesch, fisiólogo de la Universidad de Oxford y director de la asociación de investigación comportamental Natural Justice, son importantes. En 2002, Gesch y sus colegas proporcionaron los resultados de una investigación notable que exponía una relación directa entre el estado de nutrición y el comportamiento delictivo. En el estudio, fueron divididos en dos grupos 231 hombres de entre 18 y 21 años de edad. A uno se le agregaron suplementos nutritivos a su comida, mientras que al otro sólo se le agregaron placebos. Ni los presos, ni los guardias, ni los investigadores en la cárcel sabían quiénes recibían los suplementos verdaderos, ni quiénes tenían los falsos.

Los investigadores controlaron luego cuántas veces los participantes infringieron las reglas de la cárcel, y compararon los resultados con datos que habían sido recopilados durante los meses previos al estudio de nutrición.

Los suplementos administrados en el marco de aquel estudio proporcionaron poco más del requisito diario recomendado de vitaminas, minerales y ácidos grasos; no fueron las “mega-dosis” que generalmente se usan en estudios nutricionales. Pero los resultados fueron asombrosos. Los presos a los cuales se les habían dado suplementos durante cuatro meses consecutivos cometieron un promedio de un 26% menos de conductas asociales en comparación con el periodo previo. En cuanto a los graves incumplimientos de conducta, especialmente la práctica de violencia, la cantidad de actos violentos disminuyó en un 37%. Aquéllos que tuvieron placebos no manifestaron ningún cambio especial de comportamiento. Este estudio específico se diferenció de los muchos otros en el campo de las ciencias sociales por su minuciosidad y su rigor científico. El experimento, cuidadosamente construido, descartó la posibilidad de que cualquier variable étnica, social, psicológica u otra pudiese afectar al resultado. En consecuencia, Gesch y sus colegas obtuvieron pruebas científicas convincentes de que una mala nutrición tiene un papel decisivo en provocar un comportamiento agresivo.


Amplias investigaciones

Gesch no ha sido el primero, en su campo, en llegar a este tipo de conclusiones. Ya en el año 1978, investigadores de la revista Orthomolecular Psychiatry compararon el éxito de una libertad condicional estándar con una educación nutricional para reintegrar a la comunidad a 102 delincuentes en un periodo de 12 meses. El grupo que había recibido los suplementos nutricionales cometió sólo un tercio de los actos delictivos del grupo estándar.

A lo largo de los últimos 30 años, se acumularon este tipo de estudios de manera constante: hay una relación causa efecto entre dietas con carencias y conductas antisociales. Los resultados de Gesch, en particular, se basan en aquéllos del Dr. Stephen Schoenthaler, un profesor de justicia criminal de la Universidad del Estado de California en Stanislaus, quien desde hace mucho tiempo sostiene que una comida de mejor calidad equivale a un mejor comportamiento, así como a un mejor coeficiente intelectual y a un rendimiento escolar más elevado. Schoenthaler y sus colegas estudiaron elementos de nutrición y de comportamiento en una notable diversidad de reformatorios de menores de edad y prisiones de adultos, y en escuelas públicas de los EE. UU. (equivalentes a las escuelas estatales de España). Su registro de estudios a lo largo de las dos últimas décadas es voluminoso y produjo resultados impresionantes, sólo por haber hecho ajustes en el consumo de alimentos y/o por haber añadido suplementos nutritivos.


Disminución de la violencia

Por ejemplo, en un estudio típico, Schoenthaler completó las dietas de 71 residentes de una prisión estatal para el tratamiento de menores de edad. Durante la fase de tratamiento del estudio cruzado, la tasa global de violencia disminuyó en un 66%, o sea de 306 incidentes a 104. El total de ausencias sin permiso y de tentativas de fuga disminuyó un 84%, o sea de 79 a 13 incidentes; y la tasa de destrucción o de robo de pertenencias estatales bajó en un 51%, o sea de 49 a 24 incidentes.

En otro estudio acerca de dos prisiones de la California Youth Authority, se repartió a 402 reclusos entre dos grupos y se les dieron suplementos de vitaminas o placebos durante 15 semanas. Aquéllos a los cuales se les dio el 100% de la cantidad diaria recomendada en los EE.UU. de vitaminas y minerales manifestaron una baja del 38% de graves violaciones de reglas (un resultado casi idéntico al de Gesch y sus colegas). En cambio, aquel grupo que tomó placebos demostró un pequeño, pero estadísticamente significante, incremento en actos delictivos.

Gran parte de los primeros trabajos de Schoenthaler, aunque fueran de observación, también son interesantes por lo que han concluido acerca de la dieta, sobre todo en torno a la comida basura y, especialmente, a las meriendas y afines con alta tasas de azúcar.


Ojo con las meriendas muy azucaradas

En un estudio de 1983 con 3.000 adolescentes presos, las meriendas se sustituyeron por elecciones más saludables que contenían alimentos refinados aligerados en azúcar. Durante el año en que se cambiaron las dietas, los incidentes violentos y antisociales disminuyeron casi a la mitad. También se dio una baja de un 21% de los comportamientos antisociales, un 100% de los suicidios, un 25% de las agresiones y un 75% del recurso a las detenciones.
En un estudio más pequeño con 68 menores de edad que recibían una dieta de calidad nutritiva superior, la incidencia de agresiones bajó en un 82%; los robos bajaron en un 77%; las violaciones de las reglas generales bajaron en un 23%; y se dio un descenso de los enfrentamientos de un 13% durante siete meses de investigación sobre una dieta sin comida basura. En una prueba con 276 niños, se dio comida saludable a un grupo mientras el otro se quedó con su dieta basura. Basándose en aquellos resultados, Schoenthaler prosiguió el trabajo en un programa de comportamiento y dieta, con el Los Ángeles Probation Department. Más de mil delincuentes menores de edad mostraron una baja de un 44% en comportamientos antisociales mientras seguían una dieta aligerada en azúcar. Gesch sacó conclusiones similares de un proyecto piloto británico del año 1990 llamado South Cumbria Alternative Sentencing Options (SCASO). En aquel trabajo, los delincuentes menores que cometieron graves actos fueron sometidos a cantidad de pruebas para: las deficiencias vitamínicas y minerales; la presencia de metales tóxicos; el control de las bajas tasas de azúcar en la sangre; y un examen alimenticio individual. Resultó que los delincuentes habituales tenían varios problemas bioquímicos en común, particularmente la intolerancia a la glucosa y la deficiencia de zinc.

Asombrosamente, cada una de las personas del estudio manifestó una tolerancia anormal a la glucosa (hipoglucemia reactiva), un problema provocado por el consumo de azúcar, alimentos azucarados y estimulantes (tales como el café, el té y las colas), pero también los alimentos ricos en carbohidratos que no estén acompañados de proteínas. Las investigaciones mostraron que se trata de un problema común, entre los delincuentes habituales, la incapacidad de metabolizar correctamente la glucosa en la sangre. Cuando Gesch integró a los voluntarios en un programa de “rehabilitación nutricional”, su comportamiento mejoró.


Malas dietas

En la base de todas las pruebas acumuladas, Gesch argumenta que: “El hecho de tener una mala dieta representa ahora un mejor indicio para futuros actos de violencia, comparado con el hecho de haber podido tener comportamientos violentos en el pasado. En realidad, al vaticinar un eventual comportamiento delincuente basándose en un pasado de delincuencia, cabe, en las estadísticas, una posibilidad casi aleatoria de que sea correcta tal predicción. De igual manera, un diagnóstico de psicopatía, que en general está percibido como ser un mejor indicio que un pasado de delincuencia, aún se queda kilómetros atrás de lo que se puede vaticinar sólo por mirar lo que come una persona”.

Es evidente que la dieta de ningún modo es la única influencia sobre el comportamiento y la manera en que funciona la mente, pero Gesch añade: “Posiblemente hemos subestimado importancia”.
En realidad, es bastante posible que, dada la fuerza de tales efectos, las malas dietas pudiesen estar alterando las normas sociales del comportamiento sin que aún nos demos cuenta, ya que una nutrición inadecuada no sólo afecta al comportamiento, sino que también a la percepción y el entendimiento, hasta el punto de que posiblemente una persona con carencias nutritivas no tenga las facultades mentales para diferenciar entre un comportamiento bueno y malo, o apropiado e inapropiado.

“El mensaje que tenemos que comprender es que puede ser que, a través de nuestra complacencia alimenticia, es posible que hayamos destruido nuestra habilidad para pensar. Al menos en parte. Y si es verdad que somos lo que comemos, visto que hemos hecho cambios sin precedentes en nuestra dieta actual, comparada con la de nuestros antecesores, ¿no tendríamos que estar preocupados por aquello en que nos estamos convirtiendo?”, ha dicho Gesch.


Religar los puntos

Mientras el vínculo entre los alimentos y la salud física se acepta con más facilidad tanto por los profesionales como por los novicios, la relación entre la nutrición y una mente en buena salud sigue siendo controversial. Esto está en parte debido a que, a lo largo de su educación, los doctores y psicólogos reciben poca formación en el campo de la nutrición. De la misma manera, escasamente se educa a los criminólogos en bioquímica, y a los nutricionistas no se les ofrece una experiencia práctica con los infractores o los enfermos mentales. Los profesionales de dichas disciplinas raramente interactúan entre sí, y un tal aislamiento significa que las pruebas deducidas de los estudios sobre el vínculo entre la nutrición y el comportamiento generalmente caen en un no-man’s land científico, sin grupo cualquiera sabiendo cómo interpretarlas o poner sus resultados en actos. No obstante, sostiene Gesch: “No es muy difícil religar los puntos.”. Nuestra reticencia además se genera por el hecho de que se cree que el cerebro tiene defensas formidables. Encajonado en huesos y enrodado por la barrera de sangre cerebral, que teóricamente impide alcanzar al cerebro todo excepto la glucosa necesaria, el cerebro lo vemos tal separado de los otros órganos del cuerpo, e impenetrable.

Por muchos años, esta suposición despreocupada ha paralizado los estudios exhaustivos de gran envergadura sobre el vínculo entre la nutrición y el comportamiento. Pero a pesar de que el cerebro esté mejor protegido que los otros órganos, se sabe desde décadas que las toxinas pueden y regularmente pasan a través, y que sí cambia ello en respuesta a lo que el cuerpo está ingiriendo.

Particularmente con los niños que fueron educados con dietas que no contienen los nutrientes adecuados para alimentar ese extraordinario órgano, se puede que se manifiesten cambios permanentes en la estructura de su cerebro, que se noten en su comportamiento cotidiano.
Por ejemplo, en 2004 un importante estudio publicado en el American Journal of Psychiatry reveló que los niños que, a principios de su vida, habían sufrido ciertas deficiencias nutritivas (específicamente de zinc, hierro, vitaminas B y proteínas) manifestaron un terrible incremento de un 41% de sus comportamientos agresivos, por comparación con niños bien alimentados, al alcanzar los ocho años de edad. A los 17 años, mostraban un aumento del 51% de comportamientos violentos y antisociales. Las dietas modernas, con altas tasas de azúcar, grasa y aditivos sintéticos y con bajas tasas de nutrientes, corresponden a lo que Gesch llama “malnutrición de alta caloría”, una tendencia reciente en la evolución humana. “En los últimos 200 años hemos realizado cambios sin precedentes a la dieta humana. Lo increíble es que esos cambios se han producido sin evaluación cualquiera del posible impacto sobre el cerebro humano.” El resultado, según Gesch, es “un experimento global e incontrolado sobre el cerebro humano”. Sólo ahora ven los científicos los efectos de tal “experimento incontrolado” en aquellas condiciones, al parecer, tan diversas como demencias, depresión, esquizofrenia, ADHD (desorden de deficiencia de atención e hiperactividad) y dificultades de aprendizaje (véase el recuadro). Los resultados de estos estudios han llamado la atención de organismos de peritaje como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se preocupan, aunque no lo puedan entender, por la razón de un cambio tan drástico en el comportamiento humano y de cuanta más frecuencia de los problemas de salud mental.
La OMS estima, por ejemplo, que la incidencia de la enfermedad mental de los niños se doblará al llegar al año 2020. En cuanto a los adultos, argumenta que la depresión sobrepasará las enfermedades del corazón, convirtiéndose para entonces en la causa primera de las muertes anticipadas evitables.


Cuerpo y mente

El cerebro es un centro energético metabólico. Mientras responde de sólo dos por cientos del peso de nuestro cuerpo, usa un masivo 20% de nuestra energía. Para quedarse en buena salud, el cerebro necesita trabajar en sincronía con otros mayores órganos, sobre todo el corazón. “El corazón es la bomba de nutrientes para el cerebro”, afirma Gesch, y cerca del 40% de su producción de energía está dirigido al alimentar el cerebro. La circulación de la sangre transporta el suministro de energía y de nutrientes del cerebro, y, sin una circulación constante de nutrientes, la capacidad de tratamiento de las informaciones del cerebro se restringe.

Pero el cerebro también lleva una composición muy distinta de la de otros órganos. Probablemente es el órgano más sofisticado del cuerpo en términos químicos. Un suministro constante de nutrientes es crucial para producir las sustancias químicas, por ejemplo los neurotransmisores como la serotonina y la dopamina que lo ayudan a funcionar correctamente y son conocidos por afectar el humor.

La manipulación de aquellas sustancias químicas cerebrales es fundamental para gran parte de las soluciones farmacéuticas que usamos a fin de modificar los estados mentales y los problemas de comportamiento. Pero generalmente las soluciones por drogas, que procuran alterar las mismas sustancias químicas como las producidas por una dieta saludable, sólo agravan las cosas. De hecho, ninguna droga psiquiátrica puede asegurar una inmunidad en cuanto a serios efectos negativos, tampoco ninguna trata la raíz del problema ni produce cambios permanentes en el comportamiento.

Se puede que las drogas utilizadas para controlar tanto el comportamiento de adultos como de menores de edad provoquen reacciones paradoxales, que causen la deterioración del comportamiento y del control de los impulsos. En la actualidad, son impresionantes las investigaciones científicas que documentan la conexión entre la violencia, el suicidio y el uso de drogas psiquiátricas que “funcionan” por la manipulación de las sustancias químicas cerebrales. Por ejemplo, el antidepresivo llamado Prozac puede generar, para una gran proporción de pacientes, ansiedad y agitación, así como insomnio y sueños extraños. Igualmente puede causar hipoglucemia con ansiedad, escalofríos, sudores fríos, confusión, debilidad y otros síntomas relacionados con una baja tasa de azúcar en la sangre. Otro ejemplo sería el Ritalin. Aun sólo en los Estados Unidos, se toma esta droga, parecida a anfetamina, por aproximadamente cuatro millones de niños, ya que se prescribe en caso de desorden de deficiencia de atención e hiperactividad (ADHD). Su utilización a largo plazo se asocia a un índice más elevado de momentos sicóticos, comportamientos violentos y suicidio, es decir los tipos de comportamientos que se supone la droga debe tratar.


Caos en UK

Al aclarar las alternativas, un enfoque dietético en el asunto del comportamiento parece ser a la vez sensato y humano, pero los gobiernos toman tiempo para actuar. Los Países Bajos son el único lugar en donde se aplican los resultados de Gesch. Las autoridades de las prisiones holandesas están actualmente probando el seguimiento de suplementos nutritivos en once instituciones, con el objetivo de mejorar el comportamiento de los presos. Aunque las autoridades británicas hayan rechazado adoptar el modelo nutricional, hay esperanza. En 2004, Paul Goggins, ministro de Prisiones, declaró que el Ministerio del Interior estaba considerando llevar investigaciones sobre las dietas de los delincuentes. Esto implicaría darles suplementos cotidianos de ácidos grasos, oligo-minerales y vitaminas para ver si es que realmente reducen los comportamientos antisociales entre los jóvenes delincuentes que cumplen sentencias comunitarias, o que han salido de la cárcel. Sin embargo, se planteó tal iniciativa como pendiente de los resultados de las pruebas holandesas, y todavía hace falta implementarla.

Dado que han empeorado los problemas en el sistema de las prisiones británicas en el lapso desde que Gesch publicó sus investigaciones, y que las tasas de volver a cometer actos de delincuencia son inaceptablemente tan altas, cabe preguntarse: ¿A qué estamos esperando? Según Gesch, algunos críticos afirman que el hecho de permitir a los delincuentes “echar la culpa” a sus dietas por los delitos cometidos les permite escapar de la responsabilidad de sus propios actos. Aquellos detractores, sigue Gesch, se agarran a la teoría según la cual cómo actuamos es una función de nuestra libre voluntad -un fundamento central del sistema de justicia criminal-. “¿Pero cómo se puede realmente practicar la libre voluntad sin involucrar el cerebro? Y, yendo más al grano, ¿cómo puede el cerebro realmente funcionar sin sus suministros de nutrientes?”.

El Dr. Schoenthaler declaró públicamente que: “La gente debería ser responsable de lo que come, de la misma manera que tiene una responsabilidad en el acto de beber alcohol y luego conducir”. Pero si tales personas están encarceladas, y estos presos deben elegir cada día entre varias opciones de un menú artificial, incumbe desde luego a los que crean el menú asegurar que cada cual de los elementos que lo componen tenga una alta tasa de nutrientes y ayude a la mente igual que al cuerpo. También tienen responsabilidad las autoridades por asegurar que se diera a los presos un programa de rehabilitación nutricional, que podrían continuar una vez liberados. Queda claro que la responsabilidad de lo que comen depende tanto del individuo como de la institución.


Soluciones para ir adelante

Los partidarios del enfoque dietético no argumentan que la dieta es la única causante de los comportamientos antisociales o violentos. Pero el hecho de proporcionar una dieta saludable simplemente no tiene nada de negativo. Basándose en las investigaciones disponibles, tal método funcionará independientemente de las barreras sociales, legislativas o raciales, porque el metabolismo humano nos es común a todos.

Uno de los problemas que tiene la justicia criminal, particularmente con los jóvenes delincuentes, es saber cuándo intervenir. Si se interviene demasiado pronto, arrastrando a los muchachos a las instituciones para jóvenes delincuentes, eso introduce lo que se llama el efecto de “net-widening” (extensión de red). Consiste en que alguien, que posiblemente no es delincuente, se trasforme en un criminal rápidamente por asociarse con los asiduos de la delincuencia. Pero también, si se interviene demasiado tarde, se acabaría con una intensificación de los actos de delincuencia.

La compleja geometría en cuanto al cuándo intervenir con un joven que causa problemas es una buena ilustración de lo sano que es el enfoque dietético propugnado por Gesch y otros. El enfoque nutricional también es rentable. En mayo de 2005, bajo la presión de duras críticas en un programa de TV del chef Jaime Oliver, el primer ministro británico Tony Blair anunció sus planes para desbloquear 280 millones de libras esterlinas adicionales para mejorar la calidad nutritiva de los almuerzos escolares. La asociación Natural Justice estima que sólo costaría 3,5 millones de libras proporcionar suplementos a todos los presos del Reino Unido, una pequeña fracción del presupuesto actual asignado al abastecimiento alimenticio de las prisiones, que suma 100 millones de libras, y del presupuesto total de las prisiones, que suma dos millardos de libras al año.
De igual manera, cuesta en promedio 2.500 libras llevar a cabo una ASBO. Si las cosas van mal y el usuario termina en custodia, cuesta un mínimo de 4.450 libras al mes. Gesch arguye que con todo lo que sabemos sobre nutrición se podría optar por otras tácticas más sanas y rentables. “Digamos simplemente –y eso es justo una esperanza- que si funciona ese enfoque, las implicaciones son bastante enormes. A dís de hoy, estamos gastando incalculables millones para tratar los problemas de enfermedades mentales, y para construir más cárceles a fin de contener los problemas de comportamiento. Las comunidades están sufriendo. Las personas que son víctimas de problemas mentales, y que están cometiendo dichos actos de delincuencia, están sufriendo”, señala el científico. “¿Y si se pudiera impedir parte de ese sufrimiento? ¿Y si algo tan sencillo como los nutrientes realmente pudiera cambiar las cosas, y una parte gente –no estoy afirmando que toda- estuviera menos sujeta a tener impulsos antisociales? Eso debe significar que habrá menos víctimas, e implica que una sociedad más pacífica es algo factible. Debe de ser un premio que vale la pena buscar por completo”.


Pat Thomas
Publicado en en Nº  27 de la revista The Ecologist para España y Latinoamerica

 

Artículos relacionados:

 

Libros recomendados:

 

 

• Visiten el sito web de Natural Justice (sólo en inglés) en www.physiol.ox.ac.uk/natural.justice
• Se puede cargar el informe Changing Diets, Changing Minds (sólo en inglés) en http://www.sustainweb.org/

 



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Libro de TDAH
Tratamiento Natural del TDAH
Tratamiento Natural del TDAH
Trastorno por Deficit de Atencion e Hiperactividad afecta a 5-8% de niños españoles
Cursos recomendados
Crianza e Infancia
Crianza e Infancia
www.terramater.es
Libro recomendado
Como hablar para que sus hijos le escuchen
Como hablar para que sus hijos le escuchen
Como escuchar para que sus hijos le hablen
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal