Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 25 de Octubre, 2014
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Nutrición » Alimentos Especiales » El té verde, un tesoro para la salud
Nutrición

Artículos Alimentos Especiales Vitaminas y minerales Cocina Saludable Libros Interesantes Alimentos ecológicos
<<-- volver [ imprimir ]

El té verde, un tesoro para la salud
El té verde, un tesoro para la salud
Autor: Isabel F. del Castillo
Area: Nutrición » Alimentos Especiales

Después del agua, el té es la bebida más antigua y más consumida del mundo. El té fue descubierto y consumido en China durante varios milenios, antes de ser cultivado en otros países, como Japón, y mucho más tarde en India, Sri Lanka, Viet Nam, etc.

Antes de ser utilizado como bebida, el té formaba parte en algunos lugares de la dieta habitual. En Birmania, por ejemplo, las hojas de té se encurtían y se añadían a la comida; en Tailandia, se comían al vapor junto con pescado seco. En el Tíbet, un desayuno habitual consistía en hojas de té mezcladas con cebada, mantequilla de leche de vaca y sal. Mientras tanto, en China, el té era utilizado en infusión y como medicina, e incluso en forma de emplastos para el reúma.

Poco a poco, los chinos empezaron a cultivar árboles de té en sus huertos para su consumo. En el año 780 el comercio de té era ya de tal envergadura que el emperador empezó a gravarlo con impuestos. Posteriormente, alrededor del año 800 D.C., un grupo de monjes japoneses trajeron té por primera vez desde China, donde habían estado estudiando la doctrina del budismo. Pero quien dió al té su impulso definitivo en Japón fue el monje Eisai Myoan (1141-1215), fundador del budismo Zen, quien en su libro: Virtudes saludables del té (1211), afirmaba:

El té es una medicina milagrosa para el mantenimiento de la salud. El té tiene un poder extraordinario para prolongar la vida. En cualquier sitio donde una persona cultive el té, larga vida será el fruto. En los tiempos antiguos y los modernos el té es el elixir que conduce al que asciende la montaña de la inmortalidad".

 

Descubrimiento del té verde por Occidente

A principio de los años setenta, un grupo de epidemiólogos japoneses encontró en los residentes de la Prefectura de Shizuoka, en la región central de de Japón, un índice de mortalidad por cáncer de estómago mucho más bajo que en otras zonas, siendo este tipo de cáncer el más frecuente en el país. Continuando con la investigación, también constataron que el índice de mortalidad por cáncer de pulmón era la mitad que en Estados Unidos, siendo que el número de cigarrillos per capita en Japón es más del doble que en USA. En realidad, la tasa de cualquier tipo de cáncer era inferior. Tras un examen de los hábitos de esta población, el único factor dietético que los distinguía del resto era su alto nivel de consumo de té verde. La prefectura de Shizuoka se encuentra en una zona de extensas plantaciones de té, y sus habitantes toman té muy concentrado a todas horas, pero no cualquier té, sino té verde.

Ese fué el punto de partida de una serie de investigaciones en Japón, China y Estados Unidos, para tratar de confirmar la relación entre el consumo de té verde y la menor incidencia de cáncer en la población, y para determinar los mecanismos por los cuales el té verde parecía tener estas extraordinaria propiedades.

 

Como se elabora el té verde

El té negro adquiere su coloración tras sufrir un proceso de fermentación. Tras su recogida, las hojas se dejan secar al sol durante unas 24 horas y después se rompen, lo que acelera el proceso de oxidación. De esta forma, la acción de sus propias enzimas da lugar a un proceso de fermentación que altera el color verde original de la planta, tornándose más oscuro, además de originar importantes cambios en sus componentes: desaparece una parte de los taninos así como casi toda la vitamina C y gran parte de los polifenoles.

El té verde no experimenta este proceso. Las hojas de té contienen una enzima llamada polyphenol oxidasa, que una vez cortada la planta y en presencia de oxígeno, oxida los polifenoles, dando lugar al té negro. Pero esta enzima es desactivada por el calor. Para obtener té verde, las hojas de té se someten tras la recolección a una suave cocción al vapor, lo que desactiva las enzimas de la planta y detiene el proceso de fermentación. La acción del calor suave es indispensable para obtener té verde, es decir, té no fermentado. Posteriormente se enrolla y se seca.

Dependiendo de las variedades, el té verde puede llegar a tener hasta un 30% del peso de té seco de catequinas, mientras que el negro contiene entre un 3 y un 10%.

 

Composición del té verde

· Polifenoles.Son compuestos naturales, presentes en algunas frutas y verduras, con importantes propiedades antioxidantes. Los polifenoles fueron descubiertos en la década de los 30 por Albert Szent-Gyorgyi, quien observó que ciertos vegetales contenían unos pigmentos que reforzaban las paredes de los capilares, en una forma más efectiva que la vitamina C. Existen varios tipos de polifenoles, entre los que se encuentran los flavonoides (o bioflavonoides), presentes en verduras y frutas, especialmente de colores intensos: morados, anaranjados, rojos, verde intenso… suelen estar ligados a los pigmentos que dan ese color. Las catequinas son un grupo de flavonoides específicos del té verde. Existen varios tipos de catequinas,siendo laEpigalocatequina galato (EGCG) la más potente de ellas.

· Cafeína.El contenido de cafeína del té verde es moderado: contiene menos que el té negro, y éste a su vez menos que el café. Varía en función de la variedad y procedencia del té, y también de la forma de preparación de la infusión.

· Vitaminas.Las principales vitaminas presentes en el té verde son la A, B2, C y E. La alta sensibilidad de algunas de estas vitaminas al calor hace que sea más conveniente preparar el té a la manera japonesa. Los japoneses depositan el té en la tetera, y añaden agua caliente pero no hirviendo. La temperatura adecuada es cuando se han empezado a formar las burbujas de aire en el fondo del recipiente, pero el agua aún no ha llegado a hervir a borbotones.

· Minerales. Son numerosos los oligoelementos presentes en el té verde: calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, cobre, molibdeno, sodio, fósforo, cobalto, estroncio, níquel, potasio, aluminio, fluor, selenio. Su contenido el flúor explica en parte el efecto del té verde en la prevención de las caries, y también por qué chinos y japoneses siempre terminan sus comidas tomando té.

· Aceites aromáticos. El té tiene abundantes aceites aromáticos que le confieren su olor y sabor característicos.

· Aminoácidos: ácido glutámico, triptófano, glicina, serina, ácido aspártico, tirosina, valina, leucina, treonina, arginina, lisina, fenilalanina y aspargina. Y también un aminoácido exclusivo del té verde: la teanina, que constituye más del 50% de su contenido en aminoácidos.

 

Propiedades antioxidantes del té verde

Los principales antioxidantes presentes en la alimentación son ciertas vitaminas (A, C, E y carotenos), oligoelementos (selenio, magnesio, zinc, manganeso) y otros fitoquímicos, como los flavonoides. Las catequinas son potentes flavonoides. El té verde contiene una variedad de estos antioxidantes. Gran parte del poder antioxidante del té verde se debe a sus catequinas, de las cuales la epigalocatequina galata (EGCG) representa por sí sola el 32% del potencial antioxidante del té verde.

En su reunión anual de la American Chemical Society, el Dr. Lester A. Mitscher (1997), de la Universidad de Kansas, presentó nuevas evidencias de que al menos tres de las catequinas presentes en el té verde son mucho más efectivas que otros antioxidantes más conocidos. En uno de sus experimentos, las catequinas del té verde demostraron ser 100 veces más efectivas que la vitamina C en la prevención del daño oxidativo causado al ADN por los radicales libres y 25 veces más potentes que la vitamina E.

Parte de la eficacia de las catequinas del té verde se debe a que protege a la vitamina E, impidiendo su oxidación y permitiéndole realizar más eficazmente su función antioxidativa. Las catequinas no sólo tienen una acción antioxidante directa, sino que también actúan aumentando la producción y actividad de las enzimas antioxidantes intrínsecas (de producción propia). En un estudio realizado con ratones, a los que se administró polifenoles del té verde en el agua de bebida durante 30 días, los investigadores observaron un aumento significativo en la actividad de las enzimas antioxidantes y detoxificantes (glutation peroxidasa, glutation reductasa, glutation S-transferasa, catalasa y quinona reductasa), en el intestino delgado, hígado y pulmones (Khan et al., 1992, citado por Murray, 1995).

Como se sabe, la acción de los radicales libres es uno de los causantes del deterioro y envejecimiento de los tejidos. Y el efecto antioxidante del té verde constituye la base sobre la que se asientan sus benéficos efectos. El alto consumo de té verde entre los japoneses parece ser uno de los factores que contribuyen a que sea uno de los pueblos más longevos del mundo.

Isabel Fernández del Castillo
Diplomada en Medicina Tradicional China
Especialista en Nutrición y Dietética Aplicada
Autora de "La revolución del Nacimiento"

 

Artículos relacionados:

 

Bibliografía

  • OGUNI, I. “Green Tea and Human Health”.
  • STEVENS, S. “El té verde. La medicina milagrosa que alarga la vida”. Sirio. 1999.
  • TAYLOR, N. “El té verde. El secreto natural para una vida más sana”. Ediciones Obelisco. 2ª edición. 2001.
  • MURRAY, M. «The healing Power of Herbs». Prima Publishing. 1995.
  • PLANT, J. «Tu vida en tus manos». RBA. 2001
  • ROMBI, M; LECOMTE, A. “Tratado de Fitomedicina”. Ed. Medicinas Complementarias. 1997
  • VALNET, J. “Phytothérapie. Traitement des maladies par les plantes”. 5ª edición. Maloine, S.A. Editeur. 1983

Artículos

  • DIARIO MEDICO. Oncología. “El té verde inhibe la acción de la urokinasa para prevenir el desarrollo de nuevos tumores”. Fuente: Nature. 24.02.2000
  • DIARIO MEDICO. Endocrinología. “El consumo de té verde puede prevenir el desarrollo tumoral”. 05.04.99
  • MORRE, D & J. “Study finds how green tea may prevent cancer “. 1999.
  • AHMAD, N; MUKHTAR, H. “Cutaneous photochemoprotection by green tea: A brief review”. Skin Pharmacol Appl Skin Physiol. Marh-Apr 2001.
  • CAO, Y, CAO, R. “Angiogenesis inhibited by drinking tea”. Nature. 1 Apr 1999.
  • CHEN, Z; ZHU, QY; TSANG, D, HUANG, Y. «Degradation of green tea catechins in tea drinks». Journal of Agriculture and Food Chemistry. Jan 2001.
  • FUJIKI, H. et al. “Japanese green tea as a cancer preventive in humans”. Nutrition Review. Nov. 1996.
  • FUJIKI, H et al. “Cancer inhibition by green tea”. Mutation Research. Jun 1998.
  • FUJIKI, H. et al. “Mechanistics findings of green tea as cancer preventive for humans”. Proc. Soc Exp Biol Med. Apr 1999.
  • HARA, Y. “Influence of tea catechins on the digestive tract”. Journal Cell Biochem Suppl. 1997.
  • HIBASHAMI H et al: “Induction of apoptosis in human stomach cancer cells by green tea catechins”. Oncology Reports. Mar-Apr 1998
  • LEENEN, R.; ROODENBURG, AJ; TIJBURG, LB; WISEMAN, SA; “A single dose of tea with or without milk increases plasma antioxidant activity in humans”. European Journal of Clinical Nutrition. Jan 2000.
  • JANKUN, J et al. «Why drinking green tea could prevent cancer». Nature. Jun 1997.
  • KADA, T; KANEKO, K; MATXUZAKI, S; HARA, Y. “Detection of natural bio-antimutagens. A case of the green tea factor”. Mutation Research. Jun-Jul. 1985.
  • KANG, WS et al. «Antithrombotic activities of green tea catechins and epigallocatechin gallate. Tromb Research. 1 Nov 1999.
  • KAO YH; HIIPAKKA, RA; LIAO, S. “Modulation of endocrine systems and food intake by green tea epicallocatechin gallate”. Endrocrinology. Mar 2000
  • KATIYAR, SK, ELMETS, CA. “Green tea polyphenolic antioxidants and skin photoprotection”. International Journal of Oncology, 18 Jun 2001
  • KATIYAR, SK; AFAQ, F; PEREZ, A; MUKTAR, H. “Green tea polyphenol epigallocatechin-3-gallate tratment of human skin inhibits ultraviolet radiation-induced oxidative stress. Carcinogenesis. Feb. 2001.
  • KOMORI, A et al. “Anticarcinogenic activity of green tea polyphenols”. Japan Journal of Clinical Oncology. 23 Jun 1993
  • LUO, M. et al. «Inhibition of LDL oxidation by green tea extract». Lancet. 1997.
  • MITSCHER, LA et al. “Chemoprotection: a review of the potential therapeutic antioxidant properties of green tea (Camellia sinensis) and certain of its constituents”. Medical Research Revue. Jul 1997.
  • MIYAZAWA, T. “Absorption, metabolism and antioxidative effects of tea catechin in humans”. Biofactors. 2000.
  • MUKHTAR, H. et al. “ea components: antimutagenic and anticarcinogenic effects” Preventive Medecine. May 1992.
  • MUKHTAR H, AHMAD N. “Tea polyphenols: prevention of cancer and optimizing health”. American Journal of Clinical Nutrition. Jun 2000
  • MUKOYAMA, A et al.: “Inhibition of rotavirus and enterovirus infections by tea extracts”. Japanese Journal of Medical Sciences and Biology. Aug. 1999
  • MURAMATSU, K. et al. “Effect of green tea catechins on plasma cholesterol level in cholesterol-fed rats”. Journal of Nutrition Sciences and Vitaminology (Tokyo). Dec. 1986.
  • NAKAGAWA, K et al. “Tea catechin supplementation increases antioxidant capacity and prevents phospholipid hydroperoxidation in plasma of humans”. Journal of Agriculture and Food Chemistry. Oct. 1999.
  • NANJO, F; MORI, M; GOTO, K; HARA, Y. “Radical scavenging activity of tea catechins and their related compounds”. Biosci Biotechnol. Biochem. Sept 1999
  • SADZUKA, Y et al. “The effects of theanine, as a novel biochemical modulator, on the antitumor activity of adriamicin”. Cancer Letters. Aug. 1996.
  • SAKANAKA, S. et al. «Inhibitory effects of green tea polyphenols on growth and cellular adherence of an oral bacterium, Porphyromonas gingivalis”. Bioscience, Biotechnology, Biochemicals. May 1996.
  • SUGANUMA M et al. “Green tea and cancer chemoprevention”. Mutation Research. 16 Jul 1999.
  • SUGIYAMA, T. et al. “Enhancing effects of green tea components on the antitumor activity of adramycin against M5076 ovarian sarcoma”. Cancer Letters. Nov. 1998.
  • SUNG, H. et al: “In vivo antioxidant effect of green tea”. European Journal of Clinical Nutrition. Jul 2000.
  • TANAKA, K; HAYATSU, T; NEGISHI, T; HAYATSU, H. “Inhibition of N-nitrosation of secondary amines in vitro by tea extracts and catechins”. Mutation Research. Jan. 1998.
  • TOSCHI, TG et al. «The protective role of different green tea extracts after oxidative damage is related to their catechin composition». Journal of Agriculture and Food Chemistry. Sep. 2000
  • TSUCHIYA, H; “Effects of green tea catechins on membrane fluidity”. Pharmacology. Jul 1999.
  • VALSA, AK; SUDHEESH, S; VIJAYALAKSHMI, NR. “Effect of catechin on carbohydrate metabolism”. Indian Journal of Biochemics and Biophysics. Aug 1997.
  • VAN HET HOF, KH; KIVITS, GA; WESTTRATE, JA; TIJBURG, LB. “Bioavailability of catechins from tea: the effect of milk”. European Journal of Clinical Nutrition. 1998
  • YANG CS; LANDAU, JM; HUANG; MT; NWMARK HL.. “Inhibition of carcinogenesis by dietary polyphenolic compounds”. AnnualReviews.org 2001
  • YANG, TT; KOO, MW. “Hypocholesterolemic effects of Chinese tea”. Pharmacology Research. Jun 1997.
  • YOSHIZAWA, S. “Epicallocatechin gallate, the main constituent of Japanese green tea, inhibits tumor promotion of okadaic acid”. Fukuoka Igaku Zasshi. Oct 1996

 



Libros Relacionados:

 



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a Nuestro Boletín
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Curso Recomendado
Curso huerto ecológico y<br>Taller huerto en terrazas
Curso huerto ecológico y
Taller huerto en terrazas

Madrid
Libro recomendado
Recetas nutritivas que curan
Recetas nutritivas que curan
Libro recomendado
Los alimentos, medicina milagrosa
Los alimentos, medicina milagrosa
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal