Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 11 de Diciembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Nutrición » Artículos » Alimentos ecológicos ¿un lujo?
Nutrición

Artículos Alimentos Especiales Vitaminas y minerales Cocina Saludable Libros Interesantes Alimentos ecológicos
<<-- volver [ imprimir ]

Alimentos ecológicos ¿un lujo?
Alimentos ecológicos ¿un lujo?
Autor: Isabel F. del Castillo
Area: Nutrición » Artículos

Son más nutritivos y no están contaminados. La ausencia de subvenciones (que la agricultura química si tiene) y la mayor necesidad de mano de obra elevan su precio.

A juzgar por su precio, todo parece indicar que sí. Cuando reflexionamos acerca de lo que nos llevamos a casa, es evidente que no. Muchos se preguntan: si no se utilizan productos químicos, a qué se debe que sean más caros?

En primer lugar, la agricultura industrial está en gran parte subvencionada, lo que disminuye su precio.

En la agricultura biológica no sirve el modelo extensivo: los grandes monocultivos son una invitación a las plagas. La agricultura ecológica combina el cultivo de distintas variedades de plantas, para evitar que sean invadidas por un gran número de insectos del mismo tipo, es decir, una plaga. Muchas de las plantas consideradas malas hierbas aparecen en los vademecums de plantas medicinales. La agricultura biológica siempre deja zonas de terreno virgen, con una variedad de plantas salvajes que sirvan como alimento a los insectos, y de árboles que "sujeten" el terreno fértil, y combina el cultivo de diferentes especies. De esta forma se aleja el peligro de grandes plagas, y además se enriquece el suelo.

Este tipo de cultivo combinado es, obviamente, más artesanal. Requiere más mano de obra, y eso incrementa su coste. Pero también crea más empleo, y además un empleo, hoy por hoy, motivado, con amor al arte.

Que algo sea considerado caro o de lujo, en realidad, no depende sólo del precio, sino de la relación entre calidad y precio: ¿Qué nos da la alimentación biológica, que no nos da la convencional?

  • Mayor concentración de nutrientes. Los fertilizantes químicos consisten básicamente en tres elementos: nitrógeno, fosforo, potasio. Eso produce frutos más grandes y bonitos, pero con una mayor proporción de agua. La agricultura orgánica fertiliza con estiércol y con compost (residuos vegetales digeridos por bacterias, lombrices, etc.), lo que permite que los oligoelementos (magnesio, zinc, selenio…) vuelvan a la tierra. Esto hace que los productos ecológicos sean más ricos en micronutrientes: minerales y vitaminas, y también en proteínas e hidratos de carbono.

  • Menor contenido en residuos en pesticidas y fertilizantes. Es difícil asegurar que no tienen ningún contenido en productos químicos, ya que hoy en día toda la cadena alimentaria de la naturaleza contiene residuos de pesticidas y fertilizantes, incluidas las aguas subterráneas. Pero en cualquier caso el contenido es infinitamente menor en los productos ecológicos.

  • Muchos agroquímicos tienen efectos cancerígenos comprobados, y algunos de ellos son auténticos disruptores endocrinos, es decir, sustancias que se comportan como hormonas en el interior del organismo, causando la "feminización" de los individuos machos. Esto está amenazando la reproducción de muchas especies animales, y es una de las causas de la progresiva disminución de la cantidad de espermatozoides en el semen masculino en Occidente.

  • Mayor sabor, que compensa que el hecho de que los productos ecológicos no tengan el aspecto rutilante y uniforme de los productos convencionales.

 

PRECIO Y COSTE AMBIENTAL

La diferencia de coste entre unos productos y otros tiene también que ver con el coste ambiental. Ese precio de más es el coste del esfuerzo y el cuidado necesario para mantener el suelo vivo para las generaciones futuras.

La agricultura ecológica:

  • Conserva y mantiene la vida y la fertilidad del suelo. Hablemos de bacterias. Las bacterias de nuestro intestino (cuya población es diez veces superior al número de células de nuestro cuerpo), tienen una misión fundamental, que es completar la digestión de los alimentos, controlar la proliferación de microorganismos nocivos, proteger las paredes intestinales. Sin ellas, no habría vida. De igual forma, las bacterias, microorganismos, insectos, lombrices, etc. del suelo fértil realizan un trabajo continuo de digestión de residuos vegetales, para hacer biodisponibles los nutrientes y así permitir el crecimiento de plantas nuevas. Cuando estos microorganismos desaparecen, desaparece la capa orgánica, y el suelo agrícola se erosiona. El capítulo final de este proceso es la desertización, un proceso irreversible de pérdida de fertilidad.

  • La materia orgánica de un suelo fértil no está preparada para resistir la presión de un tipo de agricultura que la fuerza químicamente, y que además deja los suelos a la intemperie. Estos microorganismos son también muy sensibles a la acción directa del sol, y al agua, que arrastra fácilmente esta capa fértil desprotegida. Por todos estos motivos, cada año se abandonan por "desertizadas" amplias zonas agrícolas en todo el mundo.

  • Conserva y mantiene la existencia y la propiedad pública del patrimonio genético de las semillas. Gracias a la agricultura biológica todavía conservamos semillas de una gran variedad de variedades vegetales autóctonas, no manipuladas genéticamente. Los transgénicos tienen el gran inconveniente de que es imposible evitar que cuando polinizan sus genes se combinen con los de los cultivos vecinos. La amenaza, por tanto, no se cierne sólo sobre los cultivos transgénicos en sí, sino también en aquellos que pudieran contaminar genéticamente.

  • A lo largo de la historia, los agrosistemas que ha ido creandoel ser humano para conseguir su alimento ha sido a menudo parte esencial de una adecuada gestión y conservación de los ecosistemas, de los cuales dependen una variedad de seres vivos, animales y vegetales. La inteligente gestión de las tierras agrícolas y del bosque es esencial para la conservación de la diversidad de especies, incluida la nuestra.
  • Conserva y mantiene el tejido social y la cultura rural, que es una riqueza para todos y parte esencial de nuestra sociedad, de nuestra cultura, y de nuestra seguridad alimentaria.

  • Una de las razones de la mayor "carestía" de los productos biológicos frescos es la estructura comercial. Por eso, una de las alternativas son las cooperativas de autoconsumo. Al acercar el productor al consumidor, los precios se reducen y se hacen más asequibles. Pero eso requiere una cierta participación de los asociados.

  • Pero la forma más eficaz de conseguir que la agricultura biológica deje de ser un lujo, sería hacer lo que se está en haciendo Alemania: invertir en su desarrollo. En este país ya les han visto las orejas al lobo, y cerca del 50% de la producción es o está en conversión a la agricultura ecológica, gracias al apoyo económico del Estado.

Hay una última razón para permitirse el lujo de consumir biológico, además de mejorar nuestra salud. Nuestras elecciones y decisiones de compra tienen el "efecto secundario" de promover un tipo de agricultura u otro. Por tanto, hacer la compra puede ser un acto lúcido, lúdico y libre de apoyo a quienes tienen el detalle y el entusiasmo de cultivar la tierra como si fuera la única que tenemos.

Artículos relacionados

 

Libros recomendados:

 

Isabel Fdez. del Castillo.
Especialista en Nutrición y Dietética. Diplomada en Medicina Tradicional China


Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Curso Recomendado
Curso huerto ecológico y<br>Taller huerto en terrazas
Curso huerto ecológico y
Taller huerto en terrazas

Madrid
Libro recomendado
Los alimentos contra el cáncer
Los alimentos contra el cáncer
Prevención y tratamiento
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal