Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 29 de Septiembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Parto Natural » Historias de partos » Nacimiento de Paula en casa
Parto Natural

Parto Fisiológico Parto Medicalizado OMS La Cesárea Historias de partos Historias de partos II El Bebé Lactancia Materna Libros Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

Nacimiento de Paula en casa
Nacimiento de Paula en casa
Autor: Ana G.
Area: Parto Natural » Historias de partos

Todavía estoy esperando las contracciones "fuertes" que ahora si estoy segura que en mi primer parto fueron provocadas por la oxitocina y la postura obligada, lo de ir al hospital no se me pasó por la cabeza ni un momento, ni tampoco la epidural.

La primera contracción me despertó a las 6 menos cuarto, me levanté emocionadísima y me puse a recoger la ropa tendida, a las 6 y cuarto me volvía a la cama, sin más contracciones y pensando qe era otra falsa alarma. Cinco minutos después me levanté corriendo a hacer pis con otra contracción. Desayuné, barrí y fregué el suelo del comedor, reogí los cacharros del escurridor y fregué un par de vasos que había entre contracciones (la segunda tardó más de media hora, la tercera 15 minutos, 12, 9, 7, 5 .....).
 
A las 7 ya eran cada dos o tres minutos, pensé que cuando llegasen las contracciones "fuertes" no iba a poder contenerme, porque ya me resultaba difícil no hacer nada de ruido... así que decidí despertar a Juanma y pedirle que se llevase a Tania a casa de mis padres para no asustarla, después de despertar a Juanma llamé a mi madre para decirle que Tania iba para alla, no le dije nada más porque no podía. Luego llamé a las matronas.

Mientras Juanma se llevaba a Tania, yo hice la cama de Tania y estiré las sábanas de la mía como pude (reconozco que no quedó perfecto, jejeje) y saqué las patatas y una cacerola para preparar ensaladilla para la comida. (Increible, pero cierto)

Juanma volvió a las 7.20, para entonces yo ya no podía pensar en la ensaladilla ni en bajar a la perra (que también pensaba hacerlo), las contracciones eran muy, muy seguidas. Juanma me dijo que tenía que entrar al baño y yo le pedí que dejase fuera un barreño, porque con las contracciones empezaban a darme náuseas. En la siguiente contracción me dieron muchas ganas de hacer pis y como Juanma seguía en el baño me agache sobre el barreño, justo a tiempo para romper aguas, yo no lo sabía pero ahora sospecho que ya había terminado la dilatación. Juanma salió del baño y le pedí una fregona para recoger lo poquito que cayó fuera del barreño y minentras lo recogía le pedí que llamase a la matrona y le dijese que había roto aguas y que eran claras, y que las contraccones eran muy fuertes y seguidas (y yo seguía pensando: cuando lleguen las fuertes me voy a morir). 

Debían ser ya las ocho menos cuarto, entré al baño y me senté, pensando que llegaba la consabida diarrea del parto, pero por algún motivo no conseguía hacer nada, Juanma me dijo que se iba a preparar un café y yo, muerta de la vergüenza le pedí que no me dejase sola (pensaba que estaba siendo muy quejica, y eso que aún no habían llegado las contracciones fuertes)

Un par de empujones después pensé que tanto esfuerzo sería contraproducente, y decidí no empujar, entonces me dí cuenta de qe no podía evitarlo y sospeché que pasaba algo raro. Empecé a poner las manos entre las piernas en cada contracción, y un par de minutos después noté la cabeza.

Avisé a Juanma: "Paula va a nacer ya" y el intentó tranquilizarme: "claro, cariño, ya falta poco" y yo: "que no, que quiero decir ya!"

No se me olvidará jamás la cara que puso, como si no entendiera lo que le decía, como si hablase en otro idioma, así que pregunté: "¿quieres verla?" y sin esperar respuesta me incliné hacia atrás, al pobre casi le da algo .... decía "Ay, cariño, ¿está bien ahí?" Caray! y por donde iba a salir si no?

Me preguntó que si me ayudaba a ir a la cama, y yo le contesté que no podía moverme, le pedí que extendiese toallas en el suelo del baño, y en la siguiente coontracción me levanté como pude, un empujón y la cabeza salió. Otra contracción: Paula tiró hacia adentro (supongo que girando los hombros para salir) y luego hacia afuera, puse las manos debajo para sujetarla, pero las quité para apoyarlas sobre los hombros de Juanma cuando ví que él la sujetaba. Eran las ocho.

Allí estaba, tan pequeñita, toda morada y pringosa, y tan bonita...

Me senté y la cogí en brazos, la envolví en una toalla mientras ella hacía ruiditos al empezar a respirar...

Diez minutos después con dos contracciones y un empujón salió la placenta, y un rato después llegaron las matronas, nos encontraron a las dos tumbadas sobre una toalla en el suelo del cuarto de baño, abrazaditas, cortaron el cordón y le pusieron un pañal a Paula mientras yo me duchaba. Paula pesó 3.750 gr y midió 51 cms. Sana como una manzana e idéntica a su papá. Tiene mañana su primera cita con el pediatra.

No me sentía para nada cansada, aunque tenía la sensación de tener descoyuntados los huesos de la pelvis y la cadera, como si hubiera estado una semana entera montando a caballo. Le pedí a Juanma la agenda y el móvil, pero me dijo que no me los daría hasta que hubiera descansado un poco. Así que eso hice.

Tuve un desgarro de primer grado que no necesitó puntos aunque todavía me molesta un poco, el mismo día del parto a las 6 de la tarde ya estaba sentada en el sofá, charlando con las visitas.

Esto si que fue un parto, y no aquello que quisieron venderme en el hospital con el primero. No pase miedo para nada, todo el tiempo tuve la sensación de que las cosas eran como tenían que ser, y yo sabía lo que hacer en cada momento. Todavía estoy esperando las contracciones "fuertes" que ahora si estoy segura que en mi primer parto fueron provocadas por la oxitocina y la postura obligada, lo de ir al hospital no se me pasó por la cabeza ni un momento, ni tampoco la epidural.

Desde que Paula nació Juanma se ha convertido en un defensor a ultranza del derecho de la mujer a parir, como y donde quiera, y a ser posible sin protocolos innecesarios,él también el recuerda el parto como un momento emocionante y sin miedo.

Muchos besos y gracias a tod@s l@s que me habeis animado durante todo el embarazo a seguir adelante con mi empeño de dar a luz en casa y por no dejarme tirar la toalla, algunos de los mensajes de esta lista me dieron el último empujoncito, y por ello os estaré eternamente agradecida. MERECIÓ LA PENA.

Ana G.
 
 
Mi primer parto:
 
 



 


Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a Nuestro Boletín
Subscribirse a
Nuestro Boletín
La revolución del nacimiento - eBook
La revolución del nacimiento
La revolución del nacimiento
es un libro liberador. La ciencia ha demostrado que la seguridad del parto normal no depende del uso de tecnologías sofisticadas que someten a la mujer
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal