Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 5 de Diciembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Parto Natural » Historias de partos » Parto en Hospital (Inglaterra)
Parto Natural

Parto Fisiológico Parto Medicalizado OMS La Cesárea Historias de partos Historias de partos II El Bebé Lactancia Materna Libros Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

Parto en Hospital (Inglaterra)
Parto en Hospital (Inglaterra)
Autor: Mireia Marcos
Area: Parto Natural » Historias de partos

Esta es una historia común en Inglaterra, suele pasar que si en planta se ponen de parto, las dejemos parir allí si quieren. Ella no se quejó ni una sola vez, estaba hermosa y en control de su parto. No estaba asustada, y el marido estaba muy centrado y le daba mucho apoyo.


Hola, hoy estaba trabajando de practicas en la planta de puerperio. A veces nos traen señoras que están dilatando por no mandarlas a casa. Estaba yo por el pasillo cuando el marido salio de la habitación pidiendo ayuda. Dijo que ya salía la cabecita. Me metí en la habitación. La mujer estaba en la cama semitumbada, le levante el vestido y vi que efectivamente asomaba la cabeza. No sabía gran cosa sobre ella porque yo estaba cuidando de otras señoras, pero ví que era muy joven y que el marido estaba muy emocionado, así que pensé que era el primero. Le dije a la mujer que no se preocupara, que podía tener el bebe ahí mismo tal como estaba, que continuara tal como había hecho hasta ahora, y pulsé la alarma para que vinieran las otras comadronas pues en la habitación no había ni guantes ni toallas. Ella no se quejó ni una sola vez, estaba hermosa y en control de su parto. No estaba asustada, y el marido estaba muy centrado y le daba mucho apoyo.

La comadrona me trajo la caja de partos de emergencia en la que hay todo lo necesario y yo traje un par de almohadas mas para incorporar a la mujer en la cama, en el minuto que teníamos de tiempo hasta la siguiente contracción. En la siguiente contracción le dije a la mujer que empujara mientras sintiera el deseo de hacerlo y no mas.

Asi la cabecita asomaba poco a poco sin salir disparada, cosa que hubiera provocado un desgarro. Se contuvo un poco de empujar, lo cual hizo que entre una contracción y otra, la vulva, que estaba normal y pequeña como la de cualquier mujer, se fuera dilatando en cuestión de segundos, el periné se estiraba poco a poco gracias a la presión de la cabeza reposando ahí. En la siguiente contracción ella empujo un poco mas, pero yo no le animé a empujar porque el periné aun se podía dar mas de sí si esperábamos. Salio media cabeza, el occiput (con un poco de caput), pero dejamos que la fuerza se fuera y puse una gasa mojada con agua calentita en el periné. La cabeza se mantuvo ahí durante el minuto siguiente. Esperar en silencio.

Escuchamos con el sonicaid el latido fetal, estaba a 120. Le digo a la mujer y al marido que con la siguiente contracción con solo que empuje un poquito el bebe ya saldrá. El marido esta sonriendo y agarra la mano a su mujer, que está serena y lista para empujar una vez mas.

El periné estaba tenso y brillante, la vulva parecía una flor abriéndose, la cabeza del bebe emergió suavemente, y tras ella, el cuerpecito todo liado con el cordón. Desenrollé el cordón del cuello mientras salía el resto, y lo puse sobre la toalla calentita. El bebe orinó y empezó a llorar, rosadito y precioso. Todos rieron,
la mujer estaba feliz y relajada. La felicite por lo bien que lo había hecho. Cortamos el cordón y lo envolvimos en una toalla limpia, para dárselo al padre que estaba más feliz que unas pascuas.

Según su religión el padre tiene que hacer una oración nada mas nacer, así que mientras el papa rezaba cantando en árabe, me asegure de que la madre expulsara la placenta y de revisar el periné y la vulva. Aquí se les da una inyección de sintometrine 5mg para expulsar la placenta mas rápido y cortar el sangrado. (Bueno, si por
mi fuera lo intentaría hacer natural, pero la otra comadrona ya tenia la jeringa preparada y ya lo había hablado con la mujer previamente por el consentimiento.)

Así que la placenta salio en 5 minutos, y al mirar la vulva vi que estaba intacta! Que maravilla! Solo tenia un desgarrito superficial en la parte anterior, que no sangraba.

El bebe varón peso 3200 gr, primer hijo.

La mujer quería darle el pecho, pero según su religión el bebe debe recibir un baño antes de recibir el primer alimento, así que lo bañe con la abuela, yo lo sostenía y ella le iba echando el agüita también rezando en árabe. Finalmente lo pusimos al pecho, y el bebe que estaba tan feliz y no había vuelto a llorar pese a que estaba muy despierto, se agarró a la teta a la primera. 

¿Se puede pedir mas? Fué como un parto en casa pero en el hospital. Teníamos todo el equipo para utilizarlo en caso necesario, el carro de resucitar bebés, etc, pero no hizo falta nada mas por nuestra parte que esperar y recoger. El bebé estuvo todo el rato con sus padres y la familia, y nadie lo separo por un solo instante. Una familia feliz, una experiencia maravillosa para mi como estudiante de comadrona.

Ah, por cierto, el papa se llevo la placenta para enterrarla en el jardín de casa. Y se van a casa al cabo de 6 horas. Luego me pase dos horas recogiéndolo todo, recuperando la historia y pasando los datos al ordenador, jua jua, con lo rápido que fue el parto y lo que cuesta el papeleo!

Esta es una historia común en Inglaterra, suele pasar que si en planta se ponen de parto, las dejemos parir allí si quieren. En las plantas de antenatal y puerperio no trabajan enfermeras, sino comadronas. Así que todas estamos capacitadas para asistir un parto.

Mireia Marcos
Student midwife



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a Nuestro Boletín
Subscribirse a
Nuestro Boletín
La revolución del nacimiento - eBook
La revolución del nacimiento
La revolución del nacimiento
es un libro liberador. La ciencia ha demostrado que la seguridad del parto normal no depende del uso de tecnologías sofisticadas que someten a la mujer
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal