Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 5 de Diciembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Parto Natural » Historias de partos II » Nacimiento de Tania en hospital
Parto Natural

Parto Fisiológico Parto Medicalizado OMS La Cesárea Historias de partos Historias de partos II El Bebé Lactancia Materna Libros Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

Nacimiento de Tania en hospital
Nacimiento de Tania en hospital
Autor: Ana G.
Area: Parto Natural » Historias de partos II

Ella se fue y la doctora volvió, con la de prácticas...decidieron practicar como se rompe la bolsa (sólo tenía un desgarro alto así que el líquido salía a chorritos durante las contracciones). Cuando le pregunté que por qué iban a hacer eso me dijo "Preguntas demasiado". Así que después de 15 minutos de manos adentro y afuera (y yo mordiéndome los labios para no quejarme) y que si no lo encuentro y que si cómo no lo vas a encontrar, la bolsa se rompió.

Quince días antes de salir del parto empecé a notar contracciones, tal y cómo me explicaron en el cursillo las conté, durante una hora cada 5 minutos , así que me fui al hospital. Allí me confirmaron que tenía contracciones, y me comunicaron que no tenía tapón mucoso, al parecer lo expulsé poco a poco y sin darme cuenta. También me dijeron que no estaba dilatando y que aunque eran seguidas todavía no estaba de parto sino en Pródomos de Parto...

Desde aquel día me despertaba cada mañana con dolores como de regla, y en posición fetal, Juanma (mi marido) me preguntaba cada media hora "Bueno, ¿qué?, ¿nos vamos?"... y hasta quince días después no pasó nada. Entonces llegó el 9 de Junio, a las siete de la mañana ya estaba medio despierta por el dolor de tripa cuando noté que Tania me daba una patada y me hacia pis...y no podía parar. Me fui al baño corriendo: CONFIRMADO: he roto aguas. Observé y el líquido era transparente. 

Juanma se levantó como las balas (en el curso me habían dicho que si rompes aguas hay que "salir corriendo" al hospital: nos lavamos, nos vestimos, hicimos la cama, preparé la bolsa y nos fuimos. 

Por el camino Juanma insistía en que podía sacar un pañuelo por la ventana y adelantar a todos por el arcén, insistí en que no era necesario mientras comprobaba mis contracciones cada 5 minutos, no me dolían y estaba tranquila y contenta. Ingresé en el hospital, y me mandaron a dar un paseo durante una hora para "comprobar si había roto aguas". Me pasé una hora de pié al lado de una cabina rogándole a Juanma que dejase de llamar a gente, que no quería que nadie fuese hasta después del parto (ni caso). 

A la vuelta comprobaron que perdía líquido amniótico, y que había dilatado dos centímetros. Me pasaron a la sala de dilatación, me pusieron un camisón horrible, un enema, me rasuraron y me sacaron sangre. Justo entonces se terminó mi feliz existencia...

Entró una doctora con una estudiante en prácticas, ambas me examinaron, y la doctora comunicó a la estudiante que "eso" era una dilatación de 5 cm. Un matrón que andaba por allí comentó en tono irónico que si seguían metiendo la mano las dos a la vez sería de 15 cm en cualquier momento. La doctora salió, junto con su estudiante, y el matrón me dijo que a las 2 estaría en la planta con mi bebé en brazos, luego también salió. En seguida entró otra matrona que me colocó una vía y suero....con oxitocina . Ella se fue y la doctora volvió, con la de prácticas...decidieron practicar como se rompe la bolsa (sólo tenía un desgarro alto así que el líquido salía a chorritos durante las contracciones). Cuando le pregunté que por qué iban a hacer eso me dijo "Preguntas demasiado". Así que después de 15 minutos de manos adentro y afuera (y yo mordiéndome los labios para no quejarme) y que si no lo encuentro y que si cómo no lo vas a encontrar, la bolsa se rompió. 

Ya que estaban allí decidieron practicar cómo se ponen los electrodos para la monitorización interna... y vuelta a empezar. Como la chica estaba aprendiendo pues la primera vez quedó mal puesto y hubo que volver a empezar, a mí se me saltaban las lágrimas pero no quería quejarme para no poner más nerviosa a la estudiante).

Para aquel entonces la oxitocina ya había empezado a hacer efecto, y rápidamente pasé de notar contracciones a estar "al borde de la muerte" en apenas dos minutos. Justo cuando Juanma pudo volver a entrar (le hacían salir para cada exploración) decidí preguntar tímidamente por la epidural.

Recibí respuestas justitas a cada pregunta: 

Yo: "¿me podría poner una epidural?...es que esto empieza a doler bastante". 
Ellos: "Eso lo tiene que decidir el anestesista", 
Yo: "Y, ¿cuándo viene el anestesista?". 
Ellos: "El anestesista está ocupado en cosas más importantes y no puede venir".... 

Y sonda al canto, insistí varias veces en que quería levantarme para hacer pis, pero como tenía puesto el gotero y los electrodos no me dejaban. Creo que me sondaron 6 o 7 veces.

Entre el tono con el que me hablaban y los dolores perdí el control y empecé a gritar que quería la epidural. (Recuerdo que pensé que quería morirme y que sentía ganas de llorar y no podía). La doctora volvió para examinarme y me dijo que estaba exagerando, y que si seguía quejándome no dejarían volver a entrar a mi marido. (Genial, y además castigada sin postre). A todo esto yo estaba allí tumbada con cables y tubos por todas partes, así que me prohibieron moverme: -no muevas el brazo que doblas el tubo del suero, no muevas las piernas que tocas
los cables…

Empecé a dilatar cada vez más despacio, y no podía parar de gimotear (me dolía tanto que no podía llorar).Llegaron a la conclusión de que como era primeriza estaba nerviosa, y que por eso me dolía tanto y por eso estaba dilatando despacio, así que me quitaron la oxitocina y me dieron un calmante...y seguí con el parto completamente drogada...entre una contracción y otra me quedaba dormida.

Luego entró una matrona y me dijo que empezase a empujar, yo le comenté que no tenía ni las más mínimas ganas todavía y ella me dijo que de todos modos empujase... y eso hice durante una hora más o menos. Al final volvió a entrar la doctora y me dijo que parecía que había sufrimiento fetal...CESÁREA...

Mandaron a Juanma a la sala de espera y a mí me trasladaron al quirófano, recuerdo que por el camino pensaba: "Genial, pues ya no empujo y que me hagan la cesárea, no quiero seguir con esto y menos sola". Pero por algún motivo mi cuerpo no me obedecía y seguía empujando, tuve una contracción por el pasillo y empujé, tuve otra cuando me iban a poner en la mesa de operaciones y también empujé, y tuve otra cuándo me iban a poner los piés en los estribos y también empujé...Cuando me levantaron la pierna izquierda para ponerla en el estribo la matrona dijo: " No hay tiempo para el PH, la cabeza ya está aquí". 

La matrona dijo: "Vamos a cortar" y cortaron...Así que en aquella posición tan surrealista empujé otra vez,... y al momento tuve otra contracción, al incorporarme para empujar ví lo más sorprendente que jamás haya visto : ¡UNA CABEZA! y estaba allí, entre mis piernas!! 

En la siguiente contracción me dijeron "empuja fuerte que ya acabamos". Tania nació en aquel mismo momento con 3.470 gr de peso, me la enseñaron de lejos y se la llevaron a un rincón. Eran las 6 de la tarde. Mientras, yo preguntaba por el enorme bulto que me había salido al lado del codo (edema causado por la vía mal puesta al doblar el brazo para empujar). Me la devolvieron al cabo de dos minutos y pude tocarla un momento, luego se la llevaron de nuevo mientras me "sacaban la placenta" y me cosían, yo insistía a la doctora en que me dolía mucho y ella me dijo que ya me había puesto toda la anestesia que podía, cuando le pregunté cuánto faltaba para acabar con los puntos (se me hizo eterno) me dijo que ella no era adivina (una matrona se asomó y me dijo "menos de diez minutos, aguanta".

De vuelta a la sala de dilatación, completamente desnuda y destapada, Juanma esperaba con Tania en brazos, por fin pude cogerla de verdad (antes que yo la cogieron los médicos, Juanma, mi suegra y un par de enfermeras) y darle el pecho. 

Media hora después vino una matrona, hizo ademán de examinarme, pero en cuanto me destapó cambió de idea y salió corriendo, volvió con un médico que tras el reconocimiento me dijo que tenía hemorragia, probablemente debida al corte de algún vaso sanguineo durante la episiotomía. Vuelta al quirófano, ahora con anestesia general (esto lo recuerdo con alegría, ya que me dolía tanto que la idea de estar anestesiada era realmente sugerente)...y recuerdos borrosos, antes de quedar dormida por la anestesia recuerdo que me insistían en que levantara el "trasero" para ponerme en la mesa de operaciones y creo que o último que dije fue que en cuanto me hubiera dormido hicieran lo que quisieran, pero que no contaran con que yo me moviese. 

Lo siguiente que recuerdo es que me subían a la habitación a las 11 de la noche, todavía medio dormida, y mi madre que me decía que la niña estaba bien y que le habían dado un biberón de glucosa. Le dí el pecho y por suerte Tania se enganchó al pecho sin problemas, lo que fue una bendición porque tenía ambos brazos amoratados por las vías y veía las estrellas cada vez que la cogía en brazos. 

Volví a dormirme hasta el día siguiente. Por la mañana vinieron a lavarme y todas ponían cara de susto, cuando llegó el doctor para la revisión me comunicó que tenía un hematoma considerable, y que tendrían que quitarme un punto para drenarlo. Mientras estuve en el hospital tuve que aguantar visitas insoportablemente largas a las que no me apetecía escuchar y enfermeras metomentodo que insistían en que no podía darle el pecho tan seguido a Tania o tenerla tanto tiempo en brazos. Cuando me derrumbé y dije llorando que me quería ir a casa me dijeron que me tranquilizase, que aquello era depresión post-parto y que era normal.

El día 12, después de varias dolorosas curas por el hematoma le supliqué al doctor que me dejase irme a casa y prometí seguir haciéndome las curas tres veces al día hasta drenar totalmente el hematoma. 

Por fin me fui a casa, no podía apenas andar, y me costaba casi 5 minutos pasar de levantada a cualquier otra postura, me mareaba cada vez que estaba más de 4 minutos de pie por culpa de la anemia. Tardé unos diez días en salir de casa por primera vez...5 minutos hasta casa de mi madre, y hasta un mes y medio después no empecé a llevar una vida normal de nuevo.

Bien, si habeis tenido el valor y la paciencia de leer hasta el final habreis comprobado que no fue precisamente un "paseo", y seguro que todas comprendeis por qué sería capaz de cualquier cosa con tal de no volver a dar a luz allí. 

Hace un mes solicité una copia de la parte del historial relativa a mi estancia cuando dí a luz. Recibí una hoja en la que sólo pone parto normal, rotura de aguas espontánea y reconstrucción quirúrgica del canal del parto por desgarro vaginal.

Todo esto ocurrió en un hospital público de la Comunidad de Madrid.  Desconozco el nombre de los médicos que atendieron mi parto puesto que no tuvieron el detalle de presentarse y yo no estaba para preguntas protocolarias...


Ana G.


Mi segundo parto:

Nacimiento de Paula en casa


 



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
La revolución del nacimiento - eBook
La revolución del nacimiento
La revolución del nacimiento
es un libro liberador. La ciencia ha demostrado que la seguridad del parto normal no depende del uso de tecnologías sofisticadas que someten a la mujer
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal