Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 26 de Septiembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Parto Natural » Historias de partos II » Relato de Ana
Parto Natural

Parto Fisiológico Parto Medicalizado OMS La Cesárea Historias de partos Historias de partos II El Bebé Lactancia Materna Libros Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

Relato de Ana
Relato de Ana
Autor: Ana
Area: Parto Natural » Historias de partos II

Yo quería ser una madre ejemplar. Acudí a la educación maternal , y puse todo mi empeño en aprender a hacer lo bien. Estaba convencida de que esto me ayudaría. Yo no tenía ningún miedo al parto, me sentía muy feliz, y con mucha ilusión, quería que fuera un gran momento de mi vida…

Todo empezó de madrugada… esperamos en casa hasta las 12. Fui a la comadrona, y me dijo: "Vete para el hospital". Eran las 12,30 del viernes. Las contracciones son pocas y flojitas. A las 2 de la madrugada me llevan, sola, a la sala de dilatación. Las contracciones son cada 10 minutos. "Acuéstate en la camilla y no te levantes", me dicen… Me ponen el monitor y el "gotero", y no puedo más que estar boca arriba, y sin moverme para nada. Y ahí llega mi tormento. El monitor, a todo volumen, durante 15 horas… Empecé muy bien a hacer las respiraciones… pero aquel ruido, las contracciones seguidas, sin poder moverme, y el estar sola… me parecía que me volvía loca… no me daba tiempo a coger aire. Mi boca estaba seca, seca, seca… Cuando venían a ver cómo dilataba, pedía agua y me decían: "¡no, no debes beber!"… a la mañana siguiente, destrozada… recuerdo haber dicho: "¡no quiero tener a mi hijo, quiero morirme!".

… en la sala de partos, comprueban la dilatación, y se van, diciéndome: "ve empujando tú sola"… no recuerdo cuanto tiempo pasé así… empujo, empujo… y después de hacerme la episiotomía, salió por fin mi hijo. Lo vi sólo 1 ó 2 segundos. Me preocupé al escuchar "el líquido amniótico huele muy mal", pregunté, pero me dijeron que no me preocupara. Ahí quedó todo.

Al cabo de muchas horas trajeron al niño a mi habitación… A la noche siguiente, cuando estaba sola, me dicen "el niño tiene ictericia, debe quedarse en la incubadora, no llame a su marido… tiene que darle de mamar cada tres horas". Y la angustia volvió. Tres días más pasaron, cuando los médicos pasaban, yo les decía "huelo muy mal", pero ellos me decían",es normal, es del parto".

Estaba muy cansada. Cada tres horas subir a darle de mamar, el dolor de los putos, las sillas muy incómodas… una noche, me quedé dormida, y cuando llegué a darle de mamar, ya le habían dado un biberón. Cómo sen sentí!. No había cumplido con mi papel de madre! Había permitido que le dieran un biberón!. Me quedé allí, sentada, llorando… Llega el martes, llega el médico, le repito lo del mal olor… Levanta la sábana, y enseguida todos empiezan a correr: análisis, antibióticos… le dicen a mi marido que podía haberme muerto por la infección.

Por fin vuelvo a casa. Feliz y destrozada, sin fuerzas, y tomando las riendas del niño y de la casa. Sola… Cómo afectó todo esto a mi hijo y a mí misma, todavía no quiero ni pensarlo…".

Ana

 



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
La revolución del nacimiento - eBook
La revolución del nacimiento
La revolución del nacimiento
es un libro liberador. La ciencia ha demostrado que la seguridad del parto normal no depende del uso de tecnologías sofisticadas que someten a la mujer
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal