Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 5 de Diciembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Parto Natural » Historias de partos II » Y. M. Ingeniero en Informática. (Valencia)
Parto Natural

Parto Fisiológico Parto Medicalizado OMS La Cesárea Historias de partos Historias de partos II El Bebé Lactancia Materna Libros Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

Y. M. Ingeniero en Informática. (Valencia)
Y. M. Ingeniero en Informática. (Valencia)
Autor: Y.M.
Area: Parto Natural » Historias de partos II

Dos días después de la fecha prevista de parto, en el control de final de embarazo, el ginecólogo dijo que tenía poco líquido amniótico y que al día siguiente tenía que ingresar para una inducción. Me prepararon el gotero de oxitocina, me llevaron a la sala de dilatación y me ataron las correas del monitor...y a esperar. Estuve 7 horas en "dilatación". Los dolores se fueron haciendo más y más fuertes, a las dos horas ya empezaba a hacer gestos de mucho dolor y muy seguidos. De vez en cuando venía una enfermera, miraba la gráfica y se iba.

Yo empecé a intentar cambiar de postura, porque estaba acostada hacia arriba y las contracciones me daban en los riñones, así que empecé a ponerme de costado.

Cuando una enfermera me vio cómo cambiaba de postura me dijo que no me moviese porque los latidos se escuchaban peor en el monitor, así que volví a la postura inicial, pero el dolor ya se me hacía insoportable (ya llevaba 3 ó 4 horas así), ya no podía estarme quieta. Las contracciones ya casi no me dejaban descansar, me ponía las manos en los riñones y empecé a presionar con fuerza en la zona lumbar, pero no noté mejoría. Cuando las enfermeras no me veían volvía a cambiar de posición porque me era imposible estar hacia arriba y sin moverme, el cuerpo me lo pedía.

Vino la matrona y me hizo un tacto, me dijo que "nada de nada", que no dilataba. Sentí ganas de orinar y mi marido lo hizo saber a las enfermeras. Me dijeron que no me podía mover de allí, así que me trajeron una cuña y oriné acostada boca arriba, lo cual me fue bastante difícil (por la postura y por las contracciones) y humillante, en aquel momento me sentí inútil, como inválida, como una enferma que no puede valerse por sí misma. Y seguía sin dilatar casi nada, así que empecé a desanimarme y a tener miedo ante el final incierto que aquello tendría. Ya me imaginaba así muchas horas más con aquellas contracciones infernales. Me armé de valor y me dije que aguantaría las horas que fuesen necesarias porque esperaba un premio muy valioso al final. Llegué a retorcerme de dolor en la camilla, a morder la almohada, a jadear y a tener escalofríos y así pasé las últimas 2 o 3 horas (mi marido me iba diciendo la hora para convencerme de que ya faltaba menos). Era un dolor insoportable, quería gritar pero me daba corte de que me escucharan afuera y pensaran que era una quejica.

Mi marido de verme así se asustó mucho y se puso a rezar. Vino una enfermera y miró la gráfica del monitor, entonces le pregunté si faltaba mucho, pues yo notaba una sensación rara en la pelvis, era como si me "imaginara" que el niño estaba a punto de salir, creía que ya faltaba poco...cual fue mi desilusión cuando me dijo que todavía faltaba muchísimo, rompí a llorar diciendo que ya no podía más.

Inmediatamente vino la matrona, me hizo un tacto y dijo que estaba prácticamente igual que al principio. Para mí casi fue una liberación cuando la matrona se fue y volvió al cabo de unos minutos para decirme que como era primeriza y no era capaz de dilatar que me iban a hacer una cesárea.

He vuelto a revivir aquellos momentos como si hubiera sido ayer mismo, es increíble y triste cómo lo recuerdo todo con detalle. Espero haber expresado todo lo mal que lo pasé para que llegue a alguna matrona y se den cuenta de que la oxitocina no es algo que se deba poner a la ligera, y muchísimo menos si que la mujer lo sepa. Me da tanta rabia cada vez que escucho la famosa frase "llegué a hospital con X centímetros y me pusieron el gotero de oxitocina para acelerar...". La ventaja que tiene la cesárea es que no volveré a pasar por ese trance jamás en la vida.

Y.M.

Este testimonio ha sido recogido por Francisca Fernández Guillén y forma parte de una investigación sobre la violencia contra la mujer en el ámbito de la sanidad.  Si quieres aportar tu experiencia puedes hacerlo dirigiéndote a:

francisca.fernandez@1webmail.net. Teléfono 91 896 0282

Francisca Fernández Guillén es Licenciada en Derecho y miembro de Apoyocesáreas, Foro de apoyo psicológico y asesoramiento legal a mujeres que han sufrido cesáreas o cualquier tipo de intervención innecesaria y/o un trato vejatorio, humillante e insatisfactorio por parte de los servicios de obstetricia y ginecología.

Para más información puedes suscribirte de forma anónima y gratuita www.eListas.net/lista/apoyocesareas



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
La revolución del nacimiento - eBook
La revolución del nacimiento
La revolución del nacimiento
es un libro liberador. La ciencia ha demostrado que la seguridad del parto normal no depende del uso de tecnologías sofisticadas que someten a la mujer
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal