Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 5 de Diciembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Salud » Medioambiente y Salud » ¿Están los mímicos hormonales afectando a nuestra salud?
Salud

Artículos Dolencias Medioambiente y Salud Mujer y Salud Belleza natural Medicinas complementarias Libros Interesantes Enlaces
<<-- volver [ imprimir ]

¿Están los mímicos hormonales afectando a nuestra salud?
¿Están los mímicos hormonales afectando a nuestra salud?
Autor: Recursos mundiales 2000
Area: Salud » Medioambiente y Salud

Hasta ahora, al menos 45 componentes químicos han sido señalados como disruptores endocrinos. Muchos de ellos son compuestos orgánicos de larga duración que se mantienen en el ambiente durante décadas y se van acumulando en los tejidos humanos. Esta lista incluye a ciertos herbicidas, fungicidas e insecticidas (como, por ejemplo, la atrazina y el clordano); productos químicos industriales y otros productos residuales, como los bifenilos policlorinados (PCB) y la dioxina; y un número de compuestos que se encuentran en los plásticos, tales como los ftalatos y los estirenos, usados en los envases de alimentos y bebidas.

La publicación Nuestro futuro robado (Ecoespaña - ángel Muñoz, Editor) de marzo de 1996 sacó a la luz pública un debate que había estado bullendo en la literatura científica durante varios años. En este libro (muy difundido) la zoólogo Theo Colborn, del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF), junto con otros dos coautores, planteaba la hipótesis de que algunos productos químicos industriales muy habituales en el medio ambiente pudieran estar causando estragos en la salud del ser humano al alterar el sistema hormonal del cuerpo. En concreto, los autores alegan que estas sustancias -denominadas "alteradores endocrinos" porque interactúan con el sistema endocrino hormonal- pueden estar desempeñando un papel considerable en una gama de problemas que van desde las anomalías reproductoras y de desarrollo hasta el cáncer, pasando por defectos de tipo inmunológico y neurológico (1). Las pruebas apuntan a que, en las grandes exposiciones, algunas de esas sustancias, que incluyen el DDT, los PCB y algunos pesticidas, pueden originar problemas de índole reproductiva y de desarrollo en la fauna silvestre. La cuestión es si esas sustancias pueden ejercer unos efectos similares en los seres humanos cuando están sometidos a las bajas dosis en las que, por lo general, se encuentran en el ambiente.

La carencia de pruebas definitivas sobre esos efectos adversos en el ser humano (si bien existen abundantes evidencias acerca del efecto de esas sustancias en los animales) no ha acallado el debate. Colborn y otros creen que las pruebas constatadas tanto en los animales como en el ser humano son suficientes como para alertar acerca del peligro de esos productos para la fertilidad, la inteligencia y, en definitiva, para la supervivencia más elemental (2). Otros, como Stephen Safe de la Universidad A&M de Texas, opinan que estas inquietudes resultan excesivas, apelando para ello a que se basan en hallazgos contradictorios como mínimo, o no suficientemente contrastados (3) (4). Aunque muchas de esas sustancias químicas han sido prohibidas en los países desarrollados por sus efectos adversos debidamente probados, su dispersión y persistencia en el medio ambiente los convierte en amenazas potenciales a muy largo plazo.

Hasta ahora, al menos 45 componentes químicos han sido señalados como disruptores endocrinos. Muchos de ellos son compuestos orgánicos de larga duración que se mantienen en el ambiente durante décadas y se van acumulando en los tejidos humanos. Esta lista incluye a ciertos herbicidas, fungicidas e insecticidas (como, por ejemplo, la atrazina y el clordano); productos químicos industriales y otros productos residuales, como los bifenilos policlorinados (PCB) y la dioxina; y un número de compuestos que se encuentran en los plásticos, tales como los ftalatos y los estirenos, usados en los envases de alimentos y bebidas (5).

El sistema endocrino


Se cree que los problemas atribuidos a las alteraciones endocrinas surgen sobre todo de la habilidad de esos compuestos para imitar o interferir en el normal funcionamiento de las hormonas sexuales, como el estrógeno, la testosterona y la progesterona, o en las hormonas tiroideas, integrales para el desarrollo del cerebro y de otros órganos y tejidos. Las hormonas sexuales integrales desempeñan un papel crucial en el gobierno de un desarrollo normal. El estrógeno, por ejemplo, no sólo ayuda a orquestar el desarrollo sexual del embrión humano y del feto, sino que es asimismo requerido para el desarrollo normal del cerebro, los huesos, los músculos, el sistema inmunológico, y otros órganos y tejidos (6). Las exposiciones prenatales o a lo largo de la vida a hormonas sexuales podrían influir en el desencadenamiento de varios tipos de cáncer (7).

Estas hormonas viajan por la sangre y cumplen su función al unirse a las moléculas en células conocidas como receptoras de hormonas. Esto a su vez activa los genes en el núcleo de la célula con el fin de producir toda una gama de respuestas biológicas. En condiciones normales el cuerpo controla cuidadosamente la cantidad de hormonas activas para asegurarse un funcionamiento correcto del sistema. Por ejemplo, el cuerpo produce proteínas específicas que pueden adherirse a las hormonas y regular su acceso a las células. El cuerpo también se protege de un excesivo número de hormonas frenando su producción o amortiguando la sensibilidad de la célula ante ellas. Los disruptores endocrinos pueden trabajar al mismo tiempo como imitadores de hormonas o como bloqueadores de las mismas; en ambos casos con un enorme potencial para alterar la actividad celular habitual. Los científicos aún están lejos de conocer a qué niveles de exposición pueden apreciarse estos efectos (8) (9).

Las claves de la fauna silvestre


Los primeros síntomas de los efectos de los disruptores endocrinos sobre la reproducción se detectaron como consecuencia de unos descubrimientos alarmantes en la fauna silvestre. Durante los años setenta y ochenta, los PCB, DDT, la dioxina y otras sustancias se asociaron a determinadas anomalías del aparato reproductor, como reducción del tamaño del pene y descenso de la fertilidad en los caimanes de Florida, comportamiento anormal en los apareamientos, y anomalías en los órganos reproductores de las gaviotas del oeste de Estados Unidos (10).

Estos hallazgos hicieron que los estudiosos investigaran sobre el posible papel de estos productos y su repercusión en la salud del ser humano. Los resultados han sido contradictorios y, por tanto, polémicos. Resulta complicado hacer caso omiso a estas cuestiones de índole científica, porque muchas de esas sustancias, como el DDT, han demostrado ya sus efectos negativos en los animales y en los humanos, tanto si alteran el sistema endocrino como si no. En otras palabras, sus efectos adversos para la salud podrían desligarse del efecto añadido sobre las hormonas. Para complicar más las cosas, muchos de los estudios epidemiológicos recientes han sido de naturaleza preliminar o "ecológica". Esto quiere decir que un estudio puede determinar que un aumento del cáncer, por ejemplo, coincide con un aumento del uso de un producto químico sospechoso, pero puede no existir evidencia de que la gente expuesta a ese producto químico desarrolle cáncer. Como señala uno de los investigadores, los datos pueden demostrar que la población de cigüeñas ha descendido y que el número de nacimientos también ha descendido, pero eso no nos lleva a concluir que son las cigüeñas las que traen a los bebés.

Los efectos sobre la salud humana


Algunas de las pruebas más concluyentes sobre los efectos reproductores de los disruptores endocrinos en los seres humanos proceden de estudios a largo plazo llevados a cabo sobre el potente estrógeno sintético no esteroideo dietilestilbestrol (DES por sus iniciales en inglés), suministrado a miles de mujeres en los años cincuenta y sesenta para prevenir los abortos. Los estudios de la evolución de los hijos e hijas expuestos al DES desde los años setenta, han detectado un número suficientemente significativo de anomalías en la estructura y función de sus respectivos órganos reproductores (11). Algunos estudios han podido documentar que muchos de los varones expuestos al DES prenatal tienen el pene más pequeño, los testículos también de menor tamaño y sin haber bajado lo suficiente, y el semen es de una calidad muy pobre (12). En cambio, otros estudios contradicen a los anteriores. Por si fuera poco, dado que los varones han estado expuestos en el seno materno a sustancias estrógenas en cantidades mayores de lo que habitualmente uno encuentra en el entorno normal, estos descubrimientos no son fácilmente extrapolables a la población en general.

Sin embargo, algunos investigadores han sugerido que los disruptores endocrinos pueden tener que ver con la disminución en la cantidad de esperma de la población en su conjunto. Esta hipótesis surgió cuando estudiosos daneses, franceses, belgas y británicos constataron un descenso del 50 por ciento en el volumen de esperma a lo largo de un periodo de entre 20 y 60 años, es decir, más o menos el mismo tiempo en el que se extendió y popularizó el uso de esos disruptores (13). Otros estudios llevados a cabo en Estados Unidos, Francia y Finlandia, en cambio, no han detectado este problema; en algunos casos incluso se comprobó un aumento en la cantidad de esperma (14) (15). Todo revela una gran incertidumbre sobre si, en primer lugar, ha tenido efecto un descenso de la cantidad de esperma en alguna parte del mundo; y, en segundo lugar, en el supuesto de que haya sido así, hasta qué punto puede atribuirse ese descenso a la influencia de los disruptores endocrinos.

Dudas parecidas sobre la exposición a estas sustancias pueden trasladarse a la proporción varón-mujer en los nacimientos. Los estudios efectuados en los animales indican que la exposición a determinados plaguicidas pueden afectar al índice macho-hembra en gaviotas, caimanes y tortugas, con el resultado de un acusado descenso en la proporción del nacimiento de machos (16) (17). En los seres humanos, algunos estudios han creído apreciar un leve declive en el número de nacimientos de varones en los Países Bajos entre 1950 y 1994, y en Dinamarca entre 1951 y 1995 (18) (19). Otros muchos factores pueden influir en el número de nacimientos de mujeres, entre los que cabe considerar la edad de los padres, el momento y los ciclos en que tiene lugar el embarazo, o las ovulaciones inducidas hormonalmente en los años ochenta (20).

El temor de que los disruptores endocrinos puedan causar cáncer ha surgido en parte por el papel evidente que el DES ha desempeñado en los cánceres del aparato reproductor femenino. Además, distintos estudios epidemiológicos han demostrado que una considerable exposición a lo largo de la vida a los estrógenos del propio cuerpo (desde, digamos, una menstruación temprana hasta una menopausia tardía) incrementa en la mujer el riesgo de cáncer de mama (21). ¿Podrían igualmente los disruptores endocrinos incentivar el desarrollo de ese mismo tipo de cáncer? (véase la "firma invitada" de Devra Davis). Las tendencias, según los datos, apuntan a que los cánceres de mama, testículo y próstata están en alza en algunas partes del mundo (22).

Una parte del aumento del cáncer de mama y próstata parece que tiene que ver con el progreso experimentado en las técnicas de detección, con los diagnósticos precoces, y con la longevidad de la población en general. Algunos investigadores han apuntado que la exposición laboral y ambiental a los disruptores endocrinos podría estar también detrás de ese incremento. Así, determinados estudios han demostrado que los agricultores expuestos a ciertos plaguicidas y herbicidas tienen un riesgo adicional de desarrollar cáncer de próstata y de testículo. Otros estudios, en cambio, no han podido determinar esa relación, aun habiendo analizado productos químicos diferentes (23) (24).

Otro efecto potencial grave derivado de las exposición a los disruptores endocrinos es el deterioro neurológico. Una buena parte de la preocupación arranca del estudio llevado a cabo en la región de los Grandes Lagos, en Estados Unidos, que demostró que los niños expuestos prenatalmente a los PCB padecían pequeñas, aunque significativas, alteraciones de tipo intelectual. Los niños que habían experimentado una exposición muy intensa tenían tres veces más posibilidades de que su coefiente intelectual fuera más bajo, y dos veces más posibilidades de ir con dos años de retraso en la comprensión escrita. Esos niños padecerían asimismo problemas relacionados con los periodos de atención y con la memoria. Y lo más preocupante: los niveles de exposición a los PCB por parte de esos niños eran sólo ligeramente más altos que los de la población en general (25).

En cuanto a los mecanismos posibles, los análisis en laboratorio indicaban que la exposición prenatal o a través de la leche materna a los PCB, podría disminuir los índices de hormonas del tiroides en la sangre, necesarias para estimular el crecimiento y la maduración de las células cerebrales (26). Sin embargo, el mecanismo aún no está determinado, y es posible que los PCB estén perjudicando la inteligencia a través de un mecanismo no necesariamente relacionado con las alteraciones endocrinas (27).

Las hormonas naturales también tienen que ver con el desarrollo prenatal del sistema inmunológico y sus cometidos tanto en los niños como en los adultos (28), lo cual hace temer que los disruptores endocrinos puedan afectar de algún modo al sistema inmunológico y, con ello, aportar un riesgo añadido ante posibles infecciones.

El papel de los disruptores endocrinos como causantes de estos y otros efectos está siendo investigado en todo el mundo. Por el momento, el consenso generalizado entre los expertos es que aún se precisan más estudios para determinar si los productos químicos sintéticos, que han ayudado al desarrollo de la agricultura y la industria, están también actuando sobre la salud de los individuos o de la población en su conjunto. En el plano internacional, tanto la Organización Mundial de la Salud como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) están llevando a cabo un inventario internacional del estado de las investigaciones al respecto. Los gobiernos nacionales, así como otras organizaciones internacionales e incluso las empresas privadas, están financiando y/o investigando con el fin de superar las lagunas existentes en el conocimiento de estos temas (29) (30). Mientras tanto, los países se esfuerzan en ver cómo regular el uso de esas sustancias a medida que avanza el conocimiento científico en ese campo.

Este artículo forma parte de "Recursos mundiales. 2000". Editado por EcoEspaña Editorial.
www.buenosdiasplaneta.org

 

Referencias y notas

  1. Theo Colborn, Dianne Dumanoski, y John Peterson Myers, "Our Stolen Future" ("Nuestro futuro robado") (Ecoespaña - Ecoespaña Editor).
  2. Ibid., pp. 260-268.
  3. Stephen H. Safe, " Is There an Association Between Exposure to Environmental Estrogens and Breast Cancer?", Environmental health Perspectives (en prensa), pp. 2-8.
  4. Ronald Bailey, " Hormones and Humbug", The Washington Post (31 de marzo, 1996),p. C3.
  5. Theo Colborn, Frederick S. Vom Saal, y Ana M. Soto " Development Effects of Endocrine Disrupting Chemicals in Wildlife and Humans", Environmental Health Perspectives, Vol. 101, No. 5 (1993), p. 379.
  6. Op. cit. 1, p. 46.7. Brian Henderson, Ronald Ross, y Malcolm Pike, "Toward the Primary Preventions of Cancer", Science, Vol. 254 (22 de noviembre, 1991), pp. 1135-36.
  7. Stephen H. Safe y Timothy Zacharewski, "Organochlorine Exposure and Risk for Breast Cancer", en Etiology of Breast and Gynecological Cancers (John Wiley and Sons, Nueva York, en prensa).
  8. Louis Guillette, Jr., D. Andrew Crain, Andrew Rooney, y Daniel Pickford, "Organization versus Activation: The Role of Endocrine-Disrupting Contaminants during Embryonic Development in Wildlife", Environmental Health Perspectives, Vol. 103, Supplement 7 (1995), p. 161.
  9. Op. cit. 1, pp. 21-23, 131-132, 150-156.
  10. R.J. Stillman, "Inutero exposure to diethylstilbestrol: adverse effects on the reproductive tract and reproductive performance in male and female offspring", American Journal of Obstretics and Gynecology, Vol. 142 (1982), pp. 905-921.
  11. Jorma Toppari et al."Male Reproductive Health and Environmental Xenoestrogens", Environmental Health Perspectives, Vol. 104, Suplemento 4 (1996), pp. 753-754.
  12. Ibid., pp. 742-743.
  13. Op. cit. 12, p. 743.
  14. Larry Lipshultz, "The Debate Continues - the Continuing Debate over the Possible Decline in Semen Quality", Fertility and Sterility, Vol. 65, No. 5 (1996), p. 910.
  15. Op. cit. 9, pp. 157-158.
  16. Op. cit. 12, p. 751.
  17. Karin van der Pal-de-Bruin, S. Pauline Verloove-Vanhorick, y Nel Roeveld, "Change in male:female ratio among newborn babies in Netherlands", The Lancet, Vol. 349 (4 de enero, 1997), p. 62.
  18. Henrik Moller, "Change in male-female ratio among newborn infants in Denmark", The Lancet, Vol. 348, (21 de septiembre, 1996), p. 828-29.
  19. Ibid.21. Op. cit. 7.
  20. Kate Cahow,"The Cancer Conundrum", en Environmental Health Perspectives,Vol. 103, No. 11 (Noviembre 1995), p. 999.
  21. K. Wiklund y J. Dich,"Cancer Risks among Male Farmers in Sweden", European Journal of Cancer Prevention, Vol. 4, No. 1 (Febrero 1995), p. 81.
  22. Ibid., pp. 81-90.
  23. Joseph Jacobson y Sandra Jacobson, "Intellectual Impairment in Children Exposed to Polychlorinated Biphenyls in Utero", New England Journal of Medicine, Vol. 335, No. 11 (1996), p. 783.
  24. Susan P. porterfield,"Vulnerability of the Developing Brain to Thyroid Abnormalities: Environmental Insults to the Thyroid System", Environmental Health Perspectives (Junio 1994), pp. 125-130.
  25. Committee on Environment and Natural Resources, National Science and Technology Council (CENR),"The Health and Ecological Effects of Endocrine Disrupting Chemicals: A Framework for planning" (CENR, Washington, D.C., 22 de noviembre, 1996), p. 4.
  26. U.S. Environmental Protection Agency (U.S.EPA), Special Report on Environmental Endocrine Disruption: An Effects Assessment and Analysis (U.S. EPA, Washington, D.C., 1997), p. 55.
  27. European Environment Agency (EEA), "Call for Action to Reduce Uncertainties and Risks Concerning Reproductive Health Due to Endocrine Disruptors", Copenhagen, 17 de abril (nota de prensa). Disponible en la red en: http://www.eea.dk .
  28. Society of Organic Chemical Manufacturers Association (SOCMA),"SOCMA Response on Endocrine Modulators". Disponible en la red en: http://www.socma.com/endopos.html (Diciembre 1997).

 

Extracto de Recursos Mundiales 2000. EcoEspaña editorial.



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Prevención y tratamiento natural del Cáncer de mama
Prevención y tratamiento natural del Cáncer de mama
Prevención y tratamiento natural del Cáncer de mama
Tratamiento natural de la cistitis e incontinencias
Tratamiento natural de la cistitis e incontinencias
Tratamiento natural de la cistitis e incontinencias
Cistitis significa “inflamación de la vejiga” y se corresponde con la necesidad urgente y frecuente de orinar, acompañada por dolor o escozor.
Libros de interés
Libros sobre SALUD
Libros sobre SALUD
Tratamientos naturales y prevención
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal