Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 16 de Septiembre, 2014
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Vida Sostenible » Bosques » Semillas autóctonas ibéricas para revegetación
Vida Sostenible

Sostenibilidad Consumo responsable Energías Renovables Libros Interesantes Bosques Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

Semillas autóctonas ibéricas para revegetación
Semillas autóctonas ibéricas para revegetación
Autor: Cándido Gálvez
Area: Vida Sostenible » Bosques

Queda mucho camino por recorrer hasta conseguir alcanzar el objetivo final de recuperar la comunidad vegetal a través de la implantación de las comunidades vegetales originales con las especies más adecuadas

Quizás uno de los campos de la bioingeniería que más ha evolucionado en los últimos años sea el relacionado con la restauración del paisaje vegetal de áreas degradadas por la actividad humana. Afortunadamente ya han quedado olvidados los tiempos en los que tras el impacto que supone la apertura de una nueva vía de comunicación, abandono de la actividad extractiva en una cantera, mina a cielo abierto, o sellado de vertedero, era la naturaleza, la que sin ayuda alguna se encargaba, tras largos años de ocupación, de colonizar los suelos hasta llegar a implantar unas comunidades vegetales, normalmente alejadas de las originales presentes antes del impacto de la actividad humana.

Hoy día, todo proyecto debe llevar aparejado la corrección de impacto ambiental y el intento de restablecer de una cobertura vegetal que, al menos, minimice el impacto visual de la obra, ya que la eliminación total del impacto es del todo imposible.

No obstante, mucho camino queda por recorrer hasta conseguir alcanzar el objetivo final de recuperar la comunidad vegetal a través de la implantación de las comunidades vegetales originales con las especies más adecuadas, es decir, empleando tanto las especies autóctonas como la variabilidad infraespecífica más cercanas a las originales, o al menos las más adaptadas a las nuevas condiciones. Para los más pragmáticos, las grandes limitaciones de la restauración de la cubierta vegetal no hace más que mostrar la irreversibilidad de la pérdida de biodiversidad debida a los cambios antrópicos (Balaguer, 2002), mientras que las herramientas con las que se cuenta para recuperar las comunidades vegetales originales son, por una parte, la producción de especies para la obra, conectar el espacio dañado con otros menos degradados y utilizar el uso del banco de semillas del suelo, es decir las anteriores a su destrucción.

En este artículo nos centraremos en la importancia del empleo de semillas autóctonas para conseguir el objetivo de acercar al máximo la comunidades vegetales implantadas a las originales, o en su caso a las más evolucionadas posibles bajo las nuevas condiciones edafoambientales.

Normalmente a la hora de la redacción de cualquier proyecto de restauración vegetal se emplean tanto plantas de diferente calibre y altura, como semillas para ser sembradas mediante hidrosiembra o cualquier otro método apropiado para el caso.

Respecto a las especies para plantación, se suelen emplear árboles y arbustos a marcos más que discretos debido al elevado coste de la planta, la plantación y el mantenimiento. Además, se ha de tener presente la ineludible necesidad de realizar un mantenimiento intenso (riego, abonado, desherbado, reposición de marras,…) durante al menos los dos primeros años. En cuanto a la oferta de planta autóctona, una prospección realizada en 2002 en siete viveros nacionales, reveló un total de 243 especies comercialmente disponibles, lo que representa solo el 4% de la flora vascular española (6720 taxones específicos, Méderil y Quézel, 1997) y además de estar constituida fundamentalmente por especies arbóreas dominantes, en lugar de especies pioneras con capacidad para acelerar la sucesión vegetal. Queda claro, por tanto, que esta oferta dista mucho de la ideal, tanto en número de especies como en orígenes y disponibilidad, sobre todo si se tiene en cuenta la necesidad de programar la producción de planta con al menos dos años de antelación.

Frente a este escenario de costes elevados de implantación, difícil mantenimiento, y sobre todo falta de eficacia mediante plantación, se está imponiendo cada vez más la selección de otras especies y métodos con capacidad para colocar de forma rápida y barata una gran cantidad de plantas herbáceas y arbustivas de comportamiento más colonizador y sin necesidad de mantenimiento alguno. Estamos hablando las nuevas mezclas de semillas de especies autóctonas.

Dentro de las flora autóctona ibérica contamos con extensos grupos vegetales con grandes y evidentes aplicaciones en este sentido, gracias a la gran diversidad vegetal que atesoran los aún casi inexplorados recursos fitogenéticos ibéricos (RFI). Aunque estamos muy lejos de la optimización de su uso para restauración, ya se han dado algunos pasos que permiten evidenciar su innegable potencial y ventaja frente a las especies y variedades comerciales importadas y empleadas únicamente por motivos de rentabilidad económica.

Actualmente se están empleando con probado éxito semillas de especies bien representadas y distribuidas en buena parte de la geografía peninsular como parte fundamental de mezclas de amplio uso. A este respecto son de destacar algunas familias botánicas de gran diversidad en al Península Ibérica y la Región Mediterránea.
A continuación se indican algunos de los grupos vegetales de mayor interés y uso en la actualidad:
Las Cistáceas, con cerca· de 200 especies integradas en 8 géneros constituyen una de las familias de mayor interés, de la que se emplean con notable éxito especies de los género Cistus, Halimium y Helianthemum.

Dentro de la· familia de las leguminosas se encuentran 12.000 especies ibéricas, agrupadas en 450 géneros algunos de los cuales con especies usadas desde hace bastante tiempo en las restauraciones. Se encuentran especies de gran distribución ibérica como Spartium junceum, Ulex europaeus, y Retama spaherocarpa, junto con otras de uso mucho más local debido a su alto nivel de endemicidad. A este respecto, los géneros Adenocarpus, Teline, Genista Cytisus, Ononis,… presentan un buen número de especies endémicas ibérica o iberoafricanismo de demanda establecida.

La familia de las Labiadas constituyen otro· importante grupo con gran diversificación en todo el área Mediterránea. De gran interés en las restauraciones en toda la zona de vegetación Mediterránea son los géneros Thymus, Lavandula y Phlomis, con varias especies en cada uno de ellos apropiadas para colonizar taludes fundamentalmente en condiciones muy xéricas y sobre suelos a pH básicos a muy básicos.

Otras· familias como las Rosaceas aportas especies con semillas provistas de letargos que dificultan, aunque no impiden, su uso en restauraciones. Algunas de las especies de uso en restauraciones en localidades ligadas a ambientes montanos se encuentran dentro de los géneros Rubus, Prunus, Crataegus y Sorbus. La siembra en épocas tempranas de otoño o el desarrollo de pretratamientos previos a la misma son imprescindibles para tener éxito en su nascencia en campo.

Familias como las Gramíneas aportan un buen puñado de especies herbáceas que representan la alternativa autóctona a las mezclas comerciales de alóctonas poco o nada adaptadas a nuestras especiales condiciones edafoclimáticas. En ella destacan tres géneros (Stipa, Lygeum y Pithapterum) con especies muy representativas para la colonización de suelos bajo condiciones extremadamente secas y/o con altos contenidos en sales.

Dentro de la· familia de las Ericáceas, con sólo 9 géneros ibéricos se encuentran algunos como Erica donde aparecen un buen número de especies de fácil aplicación en hidrosiembras con distribución amplia y capaces de adaptarse casi a cada ambiente peninsular, ya sea sobre suelos ácido o básicos, litorales o montanos, mediterráneos o atlánticos,… Otros géneros como Arbutus, Calluna, y Arctostaphylos aportan una sola especie de interés, pero muy representativas e importantes paisajisticamente en determinados localidades.

Hay otras muchas familias donde es posible encontrar una o· varios especies actualmente empleadas de manera más o menos sistemática en las restauraciones, dependiendo sobre todo de la disponibilidad en el mercado. Algunas de ellas no representan más que la punta del iceberg de la gran cantidad de posibilidades que aún quedan por explorar. Como ejemplo podemos citar a las familias de las Compuestas (Artemisia), Capparidaeas (Capparis), Ephedraceas (Ephedra), Crucífera (Moricandia) Rhamnaceas (Rhamnus) y Umbeliferas (Bupleurum).

Por otra parte, como todos sabemos, las restauraciones paisajísticas no contemplan exclusivamente el uso de especies leñosas, sino que es imprescindible el empleo de especies herbáceas para la estabilización del terreno, fundamentalmente cuando se presentan grandes pendientes. En estos casos se reducen las posibilidades prácticamente a dos grandes familias botánicas: leguminosas y gramíneas. De ambas se producen a escala mundial un buen puñado de especies que se emplean de manera indiscriminada, sin tener en cuenta su adecuación a las especiales condiciones edafoclimáticas a las que se las obliga a implantarse. Estas mezclas “comerciales” tienen un éxito limitado en el mejor de los casos, incluso cuando se siembran en las mejores condiciones, y aún así desaparecen rápidamente para dejar paso a comunidades vegetales de herbáceas arvenses (mal llamadas nitrófilas) que, a la postre, impiden la evolución de las comunidades vegetales a estados más maduros. En estos caso sería mejor no sembrar nada y dejar simplemente que el banco de semillas de suelo se active, a sembrar semillas que “abonan el terreno” para las comunidades dominadas por especies como Sylibum marianum, Chrysanthemum coronarium, Malva spp. etc., de muy difícil manejo y evolución.

Por lo tanto, pese a lo avanzado, se hace necesario un esfuerzo para a) emplear semillas recolectadas de nuestras propias poblaciones antes de la actuación sobre el terreno y su destrucción, y b) una mayor implicación de la comunidad científica para desarrollar variedades a partir de nuestro material genético autóctono, adaptadas a las especiales necesidades de las revegetaciones en la Península Ibérica. Como todos sabemos, hoy se emplean inexplicablemente “variedades comerciales” procedentes de selecciones para producir gran cantidad de biomasa con alta palatabilidad y valores nutritivos para el ganado, mezclas que deberán ser sustituidas por otras compuestas exclusivamente de especies autóctonas.

Respecto a la primera posibilidad, hoy contamos con numerosos mecanismos y equipos que permiten recolectar a precios razonables semillas de poblaciones naturales antes de ser destruidas, lo que permite la reubicación de comunidades vegetales casi integras después de la actuación destructora, especialmente cuando hablamos de especies herbáceas. Por otra parte, hay que reconocer los esfuerzos que algunos investigadores del sector público, en colaboración con modestas empresas de nuestro país, comprometidas con la “conservación a través del uso” de los RFI intentando aportar alternativas a la importación comercial y lucrativa de especies y variedades alóctonas (exóticas) poco o nada adecuadas a las condiciones edafoclimáticas ibéricas. Géneros como Stipa, Festuca, Aegilops, Koeleria, Agropyron, Elymus o Bromus se encuentran en el horizonte cercano de las especies autóctonas para ser empleadas en la creación de cubiertas, tanto en cultivos como en restauraciones, si finalmente prevalece el buen hacer frente a los criterios de rentabilidad a la hora de realizar las siembras.

Cándido Gálvez Ramírez
Dtor. En Ciencias Biológicas
Director-gerente de Semillas Silvestres, S.L.
www.semillassilvestres.com


Artículos relacionados:

Libros recomendados:

 



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Lunario 2013
Calendario Lunar para 2013
Calendario Lunar para 2013
Un clásico para horticultores, que explica la influencia de la luna sobre el crecimiento de las plantas y el huerto y también sobre nuestra salud
Libro recomendado
La magia de los árboles
La magia de los árboles
Curso recomendado
Agricultura regenetativa y cambio climático
Agricultura regenetativa y cambio climático
Darren Doherty
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal