Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 5 de Diciembre, 2016
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Vida Sostenible » Consumo responsable » La gasolina que consumimos según la región de origen de la comida
Vida Sostenible

Sostenibilidad Consumo responsable Energías Renovables Libros Interesantes Bosques Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

La gasolina que consumimos según la región de origen de la comida
La gasolina que consumimos según la región de origen de la comida
Autor: Alvaro Altés
Area: Vida Sostenible » Consumo responsable

A continuación recogemos un artículo del nº 2 de la revista "La Fertilidad de la Tierra" que nos sirve para darnos cuenta del impacto ambiental de algunos de nuestros hábitos de consumo: por ejemplo, cuando nos comemos kiwis de Nueva Zelanda (traídos en avión), por cada kilo se han quemado 5 litros de queroseno en traerlos.

Una alimentación ambientalmente correcta

Es difícil asumir que una de las motivaciones para practicar la agricultura ecológica y consumir sus alimentos sea la vida de nuestro planeta. No nos sentimos unidos a la Tierra ni tenemos la sensibilidad suficiente para percibir el daño que le hacemos. A diferencia de lo que ocurre en otros países, se dice que en el nuestro a quien consume alimentos ecológicos le mueve mucho más su salud física que la del ambiente.

Es hora de empezar a cambiar. Para ello nos puede ayudar un concepto que está en muchas conciencias: el cambio climático, originado por el efecto invernadero, la emisión de dióxido de carbono y el uso de combustibles fósiles. Podemos convertir cada comida que realizamos en un acto positivo.

Y si en último extremo los científicos estaban equivocados y las Potencias que rigen el clima se ríen de nuestras preocupaciones, por lo menos esa preocupación afectuosa por nuestra vieja Madre Tierra habrá tenido un efecto sutil insospechado.

«El clima se sienta a la mesa» (Das Klima bittet zu Tisch) es el título de un folleto de la WWF Suiza dirigido a los consumidores sobre el efecto de nuestros hábitos de compra de alimentos en el cambio climático (1).

Invernaderos, transporte, elaboración, envoltorios y más transporte, según cómo se realicen, pueden elevar considerablemente el gasto de energía y por ende el CO2 emitido a la atmósfera en la combustión del petróleo consumido al poner los alimentos en la mesa.

En Suiza se calcula que el 20% del CO2 emitido en el país tiene que ver con la alimentación, y que en promedio, en su producción se invierte 4 veces más energía que la que luego darán los alimentos (medido todo en calorías).

Obtener la verdura de la estación y cultivada al aire libre cuesta 9 veces menos energía que la verdura consumida en invierno y obtenida en invernadero.

Se consume de 0,1 a 0,3 litros de petróleo por Kg. de verdura cuando se cultiva al aire libre y en la zona, de 0,5 a 1 litro cuando procede de invernadero y de 4 a 5 litros si ha sido transportada por avión (véase el gráfico).

Dicen que el valor nutritivo de la carne (no explica cómo la evalúan) es 4 veces mayor que el de las verduras, pero para producir una caloría en la carne son necesarias 5,5 calorías incorporadas en los vegetales que ha de comer el animal. Además la emisión de metano por los animales (ventosidades) es considerable y contribuye a aumentar el efecto invernadero.

Vacas y ovejas son más eficaces ya que comen en pendientes y superficies poco productivas, con hierba poco aprovechable de otro modo. Los cerdos en cría extensiva (como en nuestras dehesas) o comiendo restos, también realizan una transformación eficaz.

El folleto muestra una tabla grande para colgar en la cocina, con la temporada en que cada verdura puede con- seguirse de forma natural, incluido el periodo en que se puede recurrir a ella por estar almacenada y su cultivo en túnel de plástico alto, es decir invernadero sin calefacción.

¿Cuantos Km. ha recorrido tu alimento?

¿Cuánto viaja nuestro alimento antes de que nos lo comamos? El Instituto del Clima, el Ambiente y la Energía de Wuppertal (Alemania) ha investigado esto sobre los diversos ingredientes de un yogur de fresa, incluido el envase, y han hallado que vinieron de cuatro países y recorrieron 8.000 Km. Pasa a menudo. El 60% de la verdura consumida en ese país la importan del extranjero y con un coste energético tres veces superior al autóctono. Un Kg. de espárragos importados de Sudáfrica (a 10.000 Km.) por avión, ha consumido 4,3 litros de queroseno. Cual arañas enloquecidas tejiendo sus telas, barcos y aviones con contenedores refrigerados apuñalan con sus estelas de óxidos de nitrógeno y gases contaminantes la alta atmósfera del globo. Camiones con remolques que duplican su tonelaje atraviesan los continentes de punta a punta.

En el Reino Unido, los alimentos viajan hoy un 50% más que hace 15 años. En las tiendas de Mongolia, país que ha sobrevivido durante milenios con sus propios productos lácteos, la mayoría de la mantequilla que hoy puedes encontrar en sus tiendas procede de Alemania. En Kenia, la mantequilla de Holanda está a mitad de precio que la local. En Inglaterra, la mantequilla de Nueva Zelanda es mucho más barata que la mayoría de las marcas del país antípoda. Guisantes de África, fresas de California, manzanas de Chile, patatas nuevas de Chipre... Las "necesidades" alimentarias cotidianas dependen cada vez más de alimentos producidos muy lejos. Sea primavera, verano, otoño o invierno, hay pocas diferencias en lo que encontramos en los estantes de los supermercados.

Como consumidores, podemos desear una mayor diversidad en la oferta, ¿pero a qué precio? Esto sólo se logra con una considerable disminución de la gama de variedades de cualquier fruta u hortaliza. En todo el mundo, las variedades de cultivo se seleccionan ahora por su tamaño, su aguante al traqueteo del viaje y su presencia en el estante. Su sabor no importa. Por esto el número de variedades se ha reducido considerablemente.

Muchas variedades locales sabrosas se han extinguido por completo. Aparte de que se haya vuelto ilegal venderlas cuando no están registradas oficialmente, muchas de ellas sólo pueden interesar a los hortelanos que las distribuyen a pequeña escala, pues su capacidad de conservación es escasa.

El impacto cultural de las empresas alimentarias gigantes, con marcas mundiales, ha de ser un motivo de preocupación, pues sus actividades se extienden por todo el mundo. No sólo llevan la ruina a los agricultores locales, sino que sus productos programan los valores y modos de vida de sociedades enteras.

Igual que existe la Bolsa, en el mundo hay bolsas de alimentos -es la tan traída globalización-. Gracias a ellas se vuelve casi imposible decir de dónde han venido los ingredientes de un alimento particular.

Afortunadamente los alimentos ecológicos se venden a menudo en mercados locales de agricultores o por el sistema de cajas, pero aunque muchos elaboradores ecológicos preferirían mantener los Km. al mínimo, no dejan de recurrir a productos lejanos. Si los consumes, puedes estar acumulando casi tantos Km. como si comieras alimentos convencionales.

En la última asamblea de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Ecológica (IFOAM) del pasado septiembre en Basilea, leemos que se ha aprobado una moción de recomendación al Comité de Normas sobre la «milla alimentaria», consistente en solicitar a este Comité, la introducción en la próxima revisión, de normas orientadas a reducir distancia entre el lugar de producción y el lugar de venta.

Alvaro Altés
Gráfico: WWF Suiza

Publicado en la revista La Fertilidad de la Tierra nº 2. Telf. 948 703702; lafertilidad@wanadoo.es

(1) WWW Schweiz. Klima Kampagne. Hohlstrasse 110, Postfach, 8010 Zürich



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Lunario 2013
Calendario Lunar para 2013
Calendario Lunar para 2013
Un clásico para horticultores, que explica la influencia de la luna sobre el crecimiento de las plantas y el huerto y también sobre nuestra salud
Calendario de Agricultura Biodinámica 2013
Calendario de Agricultura Biodinámica 2013
Calendario de Agricultura Biodinámica 2013
Un libro que trata de los movimientos de la Tierra y su relación con el cosmos. No se manifiesta sólo en fenómenos como las estaciones o las mareas, también afecta profundamente la vitalidad y el crecimiento de las plantas
Actúa frente al cambio climático
Taller Sembrar bosques con Nendo Dango<br>Madrid
Taller Sembrar bosques con Nendo Dango
Madrid
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal