Nutrición, Salud, Medicinas complementarias Libros de Salud, Nutrición y mucho más
Agroecología, Parto Natural, Lactancia Materna home | noticias | contactanos | quienes somos | registrate | 31 de Agosto, 2014
Holistika.net HOME Nutrición Salud Parto Natural Infancia Agroecología Vida Sostenible Autoevolución Guías
HOLISTIKA » Vida Sostenible » Consumo responsable » La vida simple
Vida Sostenible

Sostenibilidad Consumo responsable Energías Renovables Libros Interesantes Bosques Enlaces Agenda
<<-- volver [ imprimir ]

La vida simple
La vida simple
Autor: Carlos Fresneda y Janine Schreurs
Area: Vida Sostenible » Consumo responsable

El camino hacia una sociedad distinta hay que hacerlo paso a paso, uno a uno. El movimiento de la Simplicidad Voluntaria, que arrancó hace más de diez años en Estados Unidos, propone un giro en nuestras vidas personales para forzar ese cambio que tanto anhelamos. El pasado mes de agosto, en Seattle, se lanzó el Foro de la Vida Simple, la nueva plataforma por el desarrollo sostenible y la justicia social que está echando raíces en Europa.

Más allá de la vida simple

El río imaginario de la "otra" América nos arrastra periódicamente hasta Seattle. Allí estuvimos en 1999, en la descarga callejera que encendió la mecha contra la globalización, y allí regresamos al encuentro de una turba menos ruidosa, un grupo que sueña con dar la vuelta a la conducta y al destino de sus vanidosos compatriotas: el Foro de la Vida Simple.

La idea surgió hace dos años, por evolución natural de todos aquellos que decidieron bajarse del carro frenético de la sociedad de consumo y que salieron al encuentro de otros que llevaban tiempo explorando el mismo camino por distintas vías (el activismo ecológico, la justicia social, la senda espiritual).

Sus experiencias personales fueron el punto de partida, pero había que ir más allá: correr la voz, difundir el mensaje, crear sinergia. Avanzar paso a paso, uno a uno, hacia la meta de una sociedad distinta.

En Seattle, a finales de agosto, se puso pues la primera gran piedra de este incipiente movimiento que el 24 de octubre hará una llamada a millones de americanos: reclamad vuestro tiempo, desacelerad por un día, rebelaos contra la presión laboral y contra la vorágine consumista que nos está "consumiendo".

El "Take Back Your Time Day", que así han bautizado al día de "brazos caídos", no es más que la tarjeta de presentación del Foro de la Vida Simple. Detrás vendrá una cascada de iniciativas para remover los cimientos del "sueño americano" y apostar por otras maneras más saludables, solidarias y plenas de vivir.

Los "otros" americanos, curiosamente, miran hacia Europa con sana envidia y claman por un "estado del bienestar" como el nuestro. En Seattle estuvimos precisamente tres representantes europeos (Holanda, Dinamarca y España) para romper esa imagen idílica del viejo continente y hacerles ver que nuestros países cabalgan desbocadamente hacia el modelo americano, que la fusta de la globalización está acelerando los cambios y la gente empieza a estar de vuelta de este trepidante tren de vida.

En al menos ocho países europeos, ocho, existen ya asociaciones inspiradas por el concepto americano de la "simplicidad" y convencidas de que el cambio social empieza por uno mismo.

La delantera la lleva precisamente Holanda, considerado como uno de los países modélicos por su política social, pero donde la presión laboral, el endeudamiento personal y el modelo hiperconsumista están causando serios estragos. El rendimiento en el trabajo es el mayor de la Unión Europea, y la "quemazón laboral" y las enfermedades relacionadas con el estrés son una epidemia.

Hace diez años, emulando a una de la publicaciones pioneras en Estados Unidos ("The Tightwad Gazette"), Hanneke y Rob van Eeden lanzaron una revista llena de consejos para llevar una vida austera. Con el tiempo, "Zuinigheid met Stijl" (Simplicidad con Estilo) acabó fraguando en una asociación que ayuda a la gente a moderar sus hábitos de consumo y a alcanzar la añorada meta de la independencia financiera.

La asociación anda ahora en pleno proceso de expansión, gracias a la revista "Genoeg" ("Bastante") y a un inusitado interés de los medios holandeses ante el fenómeno, considerado por fin seriamente y lejos del cliché de "la última moda americana" o "cómo hacerte tacaño después de haber sido rico".

Marieke Henselmans, periodista y escritora, lleva ya varios años dando cursos sobre "cómo hacer más con menos dinero" y ha notado sobre la marcha un gran cambio de actitud entre la gente: "Al principio, hablar sobre el papel dinero en tu vida era un tabú casi más grande que hablar sobre el sexo... Ahora, la gente levanta la mano y se pega por contarte cómo ha dado un volantazo a su vida".

La fase de "cambio personal" está cediendo ya paso a la fase de "conciencia social" en Holanda, gracias a la expansión de los círculos de la vida simple y a estudios como el del sociólogo Ruud Veenhoven, de la Universidad Erasmus de Roterdam, experto en el terreno de la felicidad.

"Cubiertas las necesidades básicas, la felicidad no aumenta con la prosperidad material", sostiene Veenhoven. "Hay poca diferencia de felicidad entre personas con distintos niveles de riqueza. Es más, está comprobado que el materialismo debilita el bienestar de las personas y puede servir para marginar aspectos muy importantes, como el amor o la salud".

En el terreno político, la conciliación entre trabajo y familia y los efectos del comercialismo en los niños son dos de los terrenos en los que holandeses y daneses van marcando también la pauta al resto del continente.

En Dinamarca, medio centenar de miembros acaban de crear la Red de la Vida Simple. La impulsora es Gitte Joergensen, periodista y autora de "La Nueva Familia" y de "Simple Living.dk", el libro que está dando alas al nuevo movimiento.

Gitte Joergensen, 39 años, vino también a Seattle, buscando ideas e inspiración en ese magma social que late bajo el rodillo demoledor de las barras y las estrellas. Tanto o más que el "entusiasmo a la americana", a Gitte le soprendió "la confluencia de gente con historias tan distintas y trabajando en campos tan diversos".

Su idea, a la vuelta, es tender todas las redes necesarias entre "la simplicidad" y todos estos temas en que los europeos llevamos todavía ventaja: la conciliación laboral, la justicia social, la atención médica gratuita, el trasporte público, el desarrollo sostenible, la vida misma...

En Alemania, Suecia, Noruega, Suiza, Bélgica y Escocia hay ya grupos de simplicidad voluntaria, y en Italia y España funcionan desde hace tiempo los Balances de Economía Solidaria (a través de Ecologistas en Acción). También hay charlas y seminarios sobre el tema, y reportajes esporádicos sobre gente que ha decidido cambiar de vida, pero estamos aún en la etapa del "cambio personal". La mayoría de la gente no hace aún la conexión; el desfase y la desinformación son muy grandes.

La meta para el año próximo es la creación de un incipiente Foro Europeo de la Vida Simple, avanzando sobre el terreno abonado ya en Estados Unidos y adaptándolo a nuestra mentalidad.

Los representantes europeos constatamos en Seattle las diferencias culturales que aún nos separan, y rompimos una lanza por el bullicio de nuestras calles, y brindamos por los derechos laborales, y por esa "alegría de vivir" que aún se respira en las plazas, en los bares y en los cafés, aunque no sabemos por cuánto tiempo.

Nuestros paisajes urbanos se parecen cada vez más a los de ellos. La cultura del coche, del adosado y del centro comercial se impone a marchas forzadas. La televisión penetra por partida doble y triple en los hogares. Los niños degluten fast-food y violencia, y los padres sueñan con la última generación de todo-terrenos hipercontaminantes. Las corporaciones pisan el acelerador de la producción y las jornadas se prolongan hasta horas intempestivas...

"Debemos plantearnos nuestra vida personal como un reflejo de la sociedad que queremos", palabra de Vicki Robin, al frente del Foro de la Vida Simple. "Mi sueño es el de una sociedad que cubra las necesidades de todos y no la avaricia de unos pocos, por eso intento que mi vida se ajuste más o menos ese plan".

A Vicki la conocimos hace ocho años en Seattle, cuando empezó a hablarse por activa y pasiva del "downshifting", y los medios americanos se poblaron de historias de "yuppies" que decidieron dar el "giro hacia abajo".

Su libro "La Bolsa o la Vida", escrito junto a Joe Domínguez, sigue siendo la Biblia del movimiento, pero Vicki Robin se esfuerza en ampliar siempre que puede el radio de acción y en recordar que la "vida simple" es mucho más que la teoría y práctica de la austeridad: "Se trata en definitiva de ser libre para elegir tu propio camino, de no permitir que otros manufacturen tus pensamientos, tus ideas y tus hábitos como si fueses un producto más".

La célebre frase de Gandhi -"Necesitamos vivir simplemente para que otros, simplemente, puedan vivir"- empapó de principio a fin el Foro, donde también se habló de la íntima relación entre paz y simplicidad, y del modo en que la sociedad de consumo alimenta la maquinaria de la guerra, la desigualdad entre ricos y pobres y el imparable deterioro ecológico.

Cecile Andrews, madrina de los círculos de la vida simple en Seattle, anunció su intención de tender las redes hacia Holanda y el resto de Europa. Wanda Urbanska ofreció un anticipo de la serie de seis capítulos "Simple Living" que emitirá le próximo año la televisión pública americana (PBS). Dave Wamper, fundador del Simple Living Network, anunció el crecimiento sin precedentes de la web, con más de 3.500 páginas de recursos.

El Foro lo integran ya casi un centenar de líderes de todos los campos imaginables: economistas, ecologistas, urbanistas, abogados, sociólogos, psicólogos, periodistas, profesores universitarios, trabajadores sociales. Basta con echar una ojeada a la larga veintena de novedades editoriales del último año para ver cómo el horizonte se ensancha: "Recupera su tiempo", editado por John DeGraaf; "Simplicidad y Éxito", de Bruce Elkin; "Simplemente Sostenible", de Michael Beck; "Eligiendo la Simplicidad", de Linda Breen Prierce; " Hijos Pródigos y Niñas Materiales", de Nathan Dugan; "El alto precio del materialismo", de Tim Kasser; "Simplicidad Radical", de Jim Merkel...

Nos quedamos finalmente con Jim Merkel, ex ingeniero militar, reconvertido a las filas del desarrollo sostenible y empeñado en ofrecer todas las herramientas posibles a sus compatriotas para reducir su huella ecológica: "Necesitamos un giro radical en nuestras vidas porque el planeta no puede esperar más. Nuestra opulencia es la otra cara de esos dos mil millones de personas que viven con un solo dólar al día... Vivimos desconectados de nuestro entorno, y ajenos al destino de nuestra propia especie. Pero yo creo en el ser humano, y estoy convencido de que inculcando el amor a la Madre Naturaleza y minimizando nuestro paso por la Tierra estamos aún a tiempo".

Simplicity Network: www.simpleliving.net

Los interesados en el Foro Europeo de la Vida Simple pueden ponerse en contacto con Jeanine Schreurs en : info@zuinigst.nl

 

------------------------------------------------------

 

Tómate tu tiempo

C. Fresneda

Millones de americanos celebrarán por primera vez este 24 de octubre el "Take Back Your Time Day": un día para tomarse las cosas con tiempo. Unos harán huelga simbólica, otros pedirán media jornada, los niños saldrán antes del cole, habrá reuniones en los parques, en las iglesias, en los centros comunitarios, y manifestaciones en las calles, bajo el eslógan unánime: "¡Tómate tu tiempo!".

El impulsor de la idea es el periodista John DeGraaf, que hace diez años se desmarcó con un documental de gran impacto -"Quedándonos sin tiempo"- en la televisión pública americana (PBS). Desde entonces, la cosa ha ido a peor: los americanos adelantaron a los japoneses en 1996 en el podio de los "supertrabajadores" y se dejan en el tajo una media 350 horas o nueve semanas al año más que los europeos.

"Miramos a Europa como el modelo, pero somos conscientes de que la globalización está sirviendo para aumentar también la presión sobre los trabajadores europeos", advierte DeGraaf, con sangre holandesa en las venas. "Queremos que esta iniciativa tenga también repercusión al otro lado del Atlántico para que la gente tome nota y defienda a toda costa sus derechos laborales".

Recuerda DeGraaf como los americanos fueron precisamente pioneros junto con Francia en el recorte de la semana laboral a 40 horas, hace más de medio siglo. En la década de los setenta, sin embargo, empezó la marcha atrás. La nueva ética de la hiperproducción y el hipercomsumo, impuesta por las grandes corporaciones, forzó la máquina hasta desembocar en eso que ahora llaman la sociedad 24/7 (24 horas al día, siete días a la semana).

Las vacaciones medias de los americanos no van más allá de las dos semanas. Uno de cada cuatro renuncia incluso al veraneo. Hoy por hoy se trabaja 200 horas más que en 1973, y la progresión va en aumento, ante la presión de las multinacionales, la pasividad de los sindicatos y el silencio cómplice de los políticos.

"El progreso se mide aquí en función de la productividad y del consumo, y nadie repara en todos esos indicadores que delatan cómo la sociedad americana está haciendo aguas", denuncia DeGraaf. "Queremos que la gente reflexione sobre la falta de tiempo, y cómo eso incide en la ruptura del tejido social y en nuestra calidad de vida".

"En Estados Unidos sufrimos una epidemia endémica de falta de tiempo, y hay que movilizarse antes de que este modelo se implante en el resto del mundo", proclama DeGraaf, que aspira a seguir el modelo de agitación social del Día de la Tierra.

Cuelga un poster en la oficina. Crea un comité de acción política local. Involucra a las familias. Escribe al congresista de tu distrito. Convoca una tertulia en un centro cultural. Lánzate a la calle con una camiseta o una pancarta. Tómate tu tiempo. Corre la voz...

Más información en www.timeday.org



Holistika
Recomienda...
Subscribirse
Subscribirse a
Nuestro Boletín
Lunario 2013
Calendario Lunar para 2013
Calendario Lunar para 2013
Un clásico para horticultores, que explica la influencia de la luna sobre el crecimiento de las plantas y el huerto y también sobre nuestra salud
Calendario de Agricultura Biodinámica 2013
Calendario de Agricultura Biodinámica 2013
Calendario de Agricultura Biodinámica 2013
Un libro que trata de los movimientos de la Tierra y su relación con el cosmos. No se manifiesta sólo en fenómenos como las estaciones o las mareas, también afecta profundamente la vitalidad y el crecimiento de las plantas
Actúa frente al cambio climático
Taller Sembrar bosques con Nendo Dango<br>Madrid
Taller Sembrar bosques con Nendo Dango
Madrid
© 2006 Holistika • Email de ContactoAviso Legal